Los ‘Palacios del Vino’ apuestan por Burgos pero en menos días

Los bodegueros creen que faltó «publicidad» y apostarían por «reducir a dos días» / Burgos es «ideal por tamaño, monumentos y turistas»

El Teatro Principal abrió sus puertas para acoger las degustaciones de vino en su vestíbulo.
RAÚL OCHOA
MARTA CASADO

Los Palacios del Vino cerraron ayer sus tres sedes con ganas de repetir por parte de la organización, bodegueros y usuarios. Los primeros apuestan por la continuidad y seguir en Burgos. «Creemos que es una actividad singular para que los profesionales del mundo del vino se acerquen a la gente, aporte el valor económico de su industria y promocionen sus productos de la tierra pero tiene que repetirse para que en la segunda o tercera edición el público ya sepa a dónde venir y para qué», apunta el coordinador de Palacios del Vino, Ángel Moretón. De esta manera, Palacios del Vino opta por seguir en Burgos. «No es una cuestión que me competa a mí, yo no puedo tomar decisiones, pero creo que Burgos es un lugar ideal por tamaño, porque hay muchos edificios históricos susceptibles de ser sede y es una ciudad que tiene relación directa con el vino», sentencia.

A la propuesta le ha faltado, según algunos bodegueros participantes, darse a conocer. Publicidad más allá de Burgos. «La idea es muy bonita, tiene mucho potencial porque creo que ha faltado comunicación la gente se ha enterado de esto por casualidad y ya estando aquí», señala Javier Ayala de la Bodega Dehesa de los Canónigos. También apuesta por la ciudad burgalesa porque «hay mucho turismo y es interesante para multiplicar el impacto», señala Ayala.

Esfuerzo de las bodegas
Para Miguel Ángel Arroyo, de Valsotillo en Sotillo de la Ribera, «la iniciativa es buena, ha habido una afluencia constante esta mañana (por ayer domingo) pero para las bodegas los cuatro días son demasiados eso retrae a muchos de participar porque tenemos el día a día de la bodega, también las iniciativas de enoturismo y es complicado bajar tantos días». Ayala insiste en la misma línea «a este tipo de encuentros tienes que traer a alguien de la bodega que está aquí sin hacer su labor allí y muchos días se nos hace complicado».

Turistas
Un esfuerzo que agradece la granadina Nieves Torres. «Es muy bueno, muy suave», comenta con una amiga mientras cata un tino Arroyo. Se muestra apasionada de la región. «Todo lo de Castilla y León me encanta» explica entre sorbo y sorbo. Esta iniciativa le ha permitido conocer otros lugares de la región que visitar pero, como la mayoría, no han venido a propósito a este evento. «Hemos venido a conocer Burgos y hemos encontrado esta muestra que nos ha parecido algo fantástico» señala. Aunque donde sí han tenido constancia del evento son muchos asistentes procedentes del País Vasco. «Nos hemos encontrado familias y grupos que venían ex profeso a este evento, y no eran profesionales del congreso, pero todos venían del País Vasco y hacían la ruta completa aunque lo más común han sido burgaleses, que se han acercado a conocer otras denominaciones de origen de la región y que se han salido encantados», destaca Moretón.

«El público ha mostrado su interés por los vinos, especialmente los burgaleses que se han decantado por otros caldos diferentes a los de la Ribera del Duero, los hosteleros también están satisfechos porque ha habido una gran afluencia de público y los bodegueros han visto el interés del público en sus procesos», valora Ángel Moretón quien reconoce que «la ciudad se ha volcado con esta fiesta del vino».

Los Palacios del Vino han sido tres y se han repartido entre el Consulado del Mar, para las bodegas de la Ribera del Duero; el Teatro Principal con bodegas de las denominaciones de Arribes del Duero, Tierra de León, Toro y los vinos de calidad Tierras de Benavente; y en el Museo de Burgos se dieron cita bodegueros de las denominaciones de las denominaciones de Arlanza, Rueda, Cigales y Toro. En total ocho denominaciones de origen de la región y 40 bodegas que han servido sus copas y sus últimas creaciones desde el pasado jueves por la tarde hasta ayer domingo cuando los Palacios clausuraron sus puertas.

Outbrain