Música

Mi primera vez en el Sonorama

Rozalén, Carolina Durante y Rayden son tres de los artistas que se estrenan en el cartel del encuentro ribereño

A.S.R.

El buen ambiente que se vive en el Sonorama Ribera ha corrido entre los festivaleros como la pólvora, pero también entre los artistas que pasan el verano en la carretera de plaza en plaza. Algunos de los nombres del centenar largo que componen su cartel vivirán su primera cita con el encuentro arandino. Rozalén, Rayden y Carolina Durante irrumpen en este baile de debutantes. Los tres mantienen unas expectativas altas sobre su participación, desplegarán un repertorio exquisito y para todos los gustos y esperan dejarse envolver por la mágica atmósfera que pinta esta suerte de paraíso estival de la música a orillas del Duero, que vive hoy el primero de sus días grandes.

ROZALÉN 
«Cada vez hay menos gente con prejuicios y los festivales están tirando de estilos muy diferentes»

Si hay una artista que destila buen rollo esa es Rozalén. Y si hay un festival abanderado del buenrollismo he ahí Sonorama Ribera. Ambos se encuentran hoy a orillas del Duero y el choque promete. La cantautora manchega ve su nombre por primera vez en el cartel de la cita arandina, aunque ya el año pasado tuvo oportunidad de disfrutarla como invitada. Saldrá al escenario Ribera del Duero hoy a las 00.30 horas.

«Tengo una ilusión enorme (ríe) porque este año estamos tocando en festivales de palos súper diferentes y en todos nos han acogido muy bien. De Sonorama esperamos exactamente lo mismo, aunque tocamos después de Bunbury y va a ser muy difícil estar a la altura (ríe), pero voy con muchísima, muchísima ilusión», comenta sobre las expectativas puestas en este festival a cuyo cartel se aúpa por primera vez. Ya pisó uno de sus escenarios en la anterior edición, en una colaboración con Shinova, una de las bandas apadrinadas por el encuentro ribereño.

«Tenía un montón de ganas porque todo el mundo habla del Sonorama, del ambiente que hay, de la filosofía del festival, de los concierticos en el pueblo... Y las expectativas eran altas, pero las superaron. Me gustó muchísimo y, solo con cantar una canción, conocí a casi todo el mundo y la gente me trató con muchísimo respeto y cariño, así que me encantó, me encantó», recuerda con énfasis.

¿Una cantautora se siente como un rara avis en esta plataforma, a pesar de su insistencia en su apuesta por la música con mayúsculas, con independencia de estilos y etiquetas?

«La verdad es que no, no me siento rara en absoluto, yo soy cantautora, y lo digo a los cuatro vientos, pero hay muchos también ahí, en todos los grupos, y cada vez estoy dándome más cuenta de que hay menos gente con prejuicios, que todos los festivales están tirando de varios estilos, ya no los hay especializados en un único palo, por lo que no me siento rara, todo lo contrario, vamos a estar en nuestro lugar, en un festival de música», responde la artista.

Estará una hora en escena y tirará de sus grandes éxitos, «greatest hits», apunta entre risas. «Tocaremos las canciones que más están dando que hablar del último disco (Cuando el río suena...) y de los dos anteriores (Con derecho a... y Quién me ha visto...). Todo será tralla, quizás cae una lenta, pero todo trallita, que la gente se lo pase bien», expresa sobre el repertorio que desplegará más allá de la medianoche en el recinto ferial, en el que, a buen seguro, bailarán valientes que tienen en sus ojos Girasoles; se conjurarán los astros para dibujar La puerta violeta y despertar en prados verdes, correr, gritar y reír; habrá quienes maldigan Tu nombre, en la barra del bar, sin amor, sin piedad; dejarán crecer elefantes para Bajar del mundo; y Comiéndote a besos pasarán algunos esta horita corta.

Delante tendrá a un abanico variopinto de gente. Sonorama lo es. Ni le preocupa ni le condiciona. «Nosotros tenemos también un público muy variado porque hacemos cosas muy diferentes. A mí me meten en el cajón de cantautores, a veces en el de pop y muchos nos relacionan con el indie y hasta con el rock. Habrá mucha gente que no nos conozca e irá en plan a ver qué nos ofrece esta pava», sostiene la cantante albaceteña al tiempo que asegura que, quizás, otros años lo hubiera pasado «un poquito peor», no este, que afirma estar más tranquila. El escenario ya cuenta las horas para abrazarla.

RAYDEN
«Lo bueno de tener un fondo de armario amplio es que puedes sorprender»

Rayden abrirá el escenario Aranda de Duero del recinto ferial mañana a las 19.40 horas. Será su primera vez en el festival ribereño. Sonorama engorda su nómina de artistas.

¿Con qué expectativas va? «Para muchos grupos y artistas, lo que sirvió para que la balanza se inclinara a su favor, el verdadero impulso, fue hacerlo bien en el Sonorama, pues yo voy con la idea de dar lo mejor y también voy a robar al público de otros artistas», se ríe David Martínez Álvarez, nombre que el músico madrileño lleva en su DNI. «Hay que intentar sorprender a la gente», agregaba cuando aún desconocía qué escenario pisaría.

A Rayden se le relaciona con el rap porque esos fueron sus comienzos, aunque él es consciente de que, al igual que la iniciativa arandina, su propuesta sonora huye de etiquetas. Y de colocarse alguna sería la de eclecticismo. «Abarca un espectro muy grande de estilos por lo que en ese aspecto no hay problema y puedo compartir escenario con gente como Liam Gallagher o Viva Suecia, que son compañeros. Es una pasada», apostilla el artista, que reconoce que la manera de enfrentarse al público cambia según los festivales.

«Si haces un Viñarock lo enfocas de una forma diferente que si vas al Arenal Sound o al Sonorama. Lo bueno de tener un fondo de armario tan amplio es que puedes sorprender y, sin que la gente se quede sin su canción favorita, si es que tiene una tuya, la propuesta, el ritmo y la atmósfera de cada uno es diferente», se explaya y, preguntado por el enfoque que dará a su concierto a orillas del Duero, no se lo piensa: «Será sorpresa. Es secreto profesional».

Rayden, como Carolina Durante, perderá su virginidad sonorámica tanto encima como debajo de las tablas. Las fechas no son las mejores para que un músico tenga la agenda libre. Además considera que es una experiencia para vivir todos los días. «Y disfrutar de la atmósfera de ese sitio que parece una aldea en la que prima la buena música y las sorpresas», anota Rayden, aunque espera tener tiempo, aunque sea mínimo, para ver la fiesta desde abajo y botar con la música de sus amigos de Viva Suecia, que cerrarán el escenario que él abre. «Además de ser colegas, soy fan acérrimo suyo y al final solo los he visto compartiendo escena con ellos», concluye y lamenta que poco más podrá ver porque solo estará en Aranda mañana. Si cuando se encuentre allí, se pone a tiro algún otro, no lo dudará.

DIEGO IBÁÑEZ, cantante de Carolina Durante
«Si no cantamos ‘Cayetano’, nos echan o reducen el caché»

Carolina Durante apenas lleva un año en la escena, pero de la mano de su Cayetano está ascendiendo la cima con una agilidad digna de levantar envidias. Su pop fresco, descarado, sin pelos en la lengua y hasta con una pizca de candidez los retrata como un grupo ideal para el cartel de Sonorama Ribera. Y en la plaza del Trigo estarán el sábado. Los festivales no les asustan. Se estrenaron en el Mad Cool de Madrid y viajaron hasta el FIB de Benicassim, una cita especial para ellos, porque algunos llevaban siete años yendo como público, desde que tenían 16. «Ha sido todo muy loco», resume el cantante, Diego Ibáñez.

Una locura que desatarán en su paso por la capital ribereña. «El Sonorama me llama bastante la atención porque creo que en cuanto a festivales de música nacional es el más importante, por tamaño, por trayectoria y por número de gente que va. A nosotros nos viene muy bien por la importancia que tiene y porque permitirá que nos vea un público muy amplio», ilustraba el músico hace unos días sin saber aún en qué escenario debutarían en esta cita que ha sido trampolín para algunas de las bandas que hoy tienen más proyección.

¿Con qué repertorio se presentarán en la mítica ágora? El caso de Carolina Durante es raro, raro. Porque aún no tienen ningún disco grabado. «Presentaremos todo lo que hemos hecho hasta ahora, todas las canciones que tenemos, las que han salido como single y las demás. Será un directo bastante enérgico para que la peña se divierta», sostiene el cantante sobre su principal objetivo durante los 35-40 minutos que estarán tocando. «Solo tenemos siete canciones publicadas y es obligado meter de relleno. Intentaremos que sean todas movidas, aunque incluiremos un par más lentas, pero las menos, porque si encima de no sabértelas te duermen, es un puto coñazo», ilustra.

No faltará el hit del cuarteto madrileño. «Si no tocamos Cayetano nos echan, o no nos pagan, o nos reducen el caché a la mitad», se ríe consciente de que esa canción marca el despegue de Carolina Durante. «Gracias a ella hemos podido acceder a otro tipo de público al que no llegamos con el primer sencillo y eso es muy guay. Cayetano ha trascendido y nos ha dado un seguidor más amplio y general», remacha acerca de esa letra que dice Todos mis amigos se llaman Cayetano, no votan al PP, votan a Ciudadanos. Morat, Taburete, qué grupazos, en sus conciertos, cómo lo pasamos...

Confiesa que entre las amistades de la banda no existe ningún Cayetano. Todo se lo deben al FIB del año pasado, a sus compañeros de acampada, madrileños orgullosos de serlo, que siempre los invitaban a tomar algo con ellos, y al recordarlos de vuelta a Madrid, cuando los mentaban, no les salía el nombre y los adjudicaron ese tan castizo.

En Aranda, todo será nuevo para Diego y el resto de miembros del cuarteto, Martín Vallhonrat (bajo), Juan Pedrayes (batería) y Mario del Valle (guitarra). Nunca han estado en el encuentro ribereño. Ni como artistas, ni como público. «Me han hablado muchísimas veces de él y hemos seguido el cartel muchos años, es un festival que no te pasa desapercibido, por la magnitud que tiene, pero no habíamos ido», reconoce el cantante de un grupo que debe su nombre al del amor platónico del anterior batería de la formación y al apellido de este, Gonzalo Durán. Lo suyo es cosa de nombres.

Outbrain