RUGBY / División de Honor

El Aparejadores se defiende

El club gualdinegro presenta ante elComité de Apelación un completo dossier para evitar en última instancia el aplazamiento de su partido ante el VRAC de Valladolid

Bianco frena el avance de un jugador delVRACen el partido disputado en la primera vuelta.
EL MUNDO EL DIARIO DE VALLADOLID / J. M. LOSTAU
DIEGO ALMENDRES

BURGOS
El Aparejadores RC exprime su última opción para impedir el aplazamiento del partido que debía enfrentarle este domingo al VRAC. El club gualdinegro presentó ayer sus alegaciones ante el Comité de Apelación con el deseo de que la resolución inicial quede en una desagradable anécdota. Eso sí, lo hizo con más dignidad que esperanza. Todo apunta a que el poderoso club pucelano se saldrá con la suya a pesar del esfuerzo realizado por los burgaleses para defender sus derechos.

Cabe recordar que el Comité Nacional de Disciplina atendió la solicitud del líder de la liga al ajustarse al acuerdo registrado en el punto 8 del acta de la Asamblea General celebrada en julio de 2018.

Desde entonces se establece que los equipos con tres o más jugadores convocados por la selección pueden solicitar el cambio de fecha de su compromiso liguero. Al coincidir este domingo el Georgia-Espara con el UBU Colina Clinic-VRAC, el CND dio por válida la petición del club vallisoletano.

Sin embargo, esta medida traslada directamente el problema a un Aparejadores RC que presentó ayer un completo dossier de alegaciones. La entidad de San Amaro considera que la resolución «es contraria a derecho» y que «lesiona gravemente sus intereses». Los gualdinegros basan su estrategia en cinco puntos.

NORMA NO COMUNICADA. El club burgalés advierte que la controvertida norma aprobada en Asamblea quedaba sujeta a su publicación en posteriores circulares oficiales, algo que no ocurrió como demuestra la defensa al presentar los documentos remitidos desde entonces por la Federación.

«Nada se dice de la citada normativa», reza la redacción de las alegaciones del Aparejadores RC. Y, al mismo tiempo, tampoco consta que se haya realizado una corrección formal al respecto.

GASTOS Y RECLAMACIÓN. Una vez se esclarezca este desatino del reglamento, la entidad presidida por Iñaki Sicilia ya tiene en cuenta las consecuencias del aplazamiento. El Aparejadores subraya el perjuicio económico de esta medida una vez puesta en marcha toda la maquinaria relacionada con la organización de un partido oficial.

El equipo local había vendido un total de 200 entradas y explica que es «materialmente imposible» proceder a la devolución de las cantidades recaudadas. Además, también se había contratado la colocación de un andamio que garantizara la correcta retransmisión del partido programado por Teledeporte.

Estos gastos fueron asumidos por el club, el cual considera que la Federación Española deberá hacerse cargo de ellos ahora. De hecho, exigirá el reintegro de las pérdidas acumuladas «por cualquier vía ajustada a derecho».

CONVOCADOS Y LESIONADOS. El Aparejadores recuerda que, según la normativa, los cambios de fecha de un partido se aprobarán «por común acuerdo de ambos equipos» o porque así lo decida la propia FER en caso de interés general (motivos de televisión).

Lejos de producirse esta circunstancia, el UBU Colina Clinic concluye que el único interés que se atiende en este caso es el del VRAC. Incluso, pone en tela de juicio los motivos de la solicitud del aplazamiento.
El líder cuenta con tres convocados para el partido ante Georgia, pero los burgaleses también suman las ausencias de Ascroft-Leigh y Juan Pablo Guido, presentes con el XV del León. El Aparejadores entiende que el VRAC pide el cambio «en contra del espíritu de la norma» y advierte que puede haber otro motivo para hacerlo. Y es que como explicó El Mundo El Diario de Valladolid el rival acumulaba para este derbi cinco bajas añadidas por lesión.

Incluso, en las alegaciones se explica que Ordizia, El Salvador, Alcobendas y Cisneros jugarán con normalidad sus partidos del fin de semana a pesar de sumar un número idéntico o superior de convocados con España. Por eso, el Aparejadores entiende que debería suspenderse toda la jornada o que se jugase íntegramente como está prevista en el calendario oficial para el normal desarrollo de la competición.

NO HAY FECHAS. Otro aspecto a tener en cuenta es la búsqueda de una nueva fecha para la disputa del encuentro. No hay ninguna disponible. Cualquier otro fin de semana fijado hasta final del curso regular coincidirá de nuevo con partidos de liga o con futuros compromisos de la selección española (3, 10 y 17 de marzo). Llegado ese punto, se repetiría la situación actual. Y para el Aparejadores jugar en una fecha posterior a la del final de liga (14 de abril) supondría una «clara adulteración de la competición».

PRECEDENTES. Por último, en San Amaro sorprende que el VRAC no haya propuesto fecha alguna para la disputa del partido. Por este motivo, el club burgalés adjunta otros precedentes en los que el Comité Nacional de Disciplina falló en contra de los solicitantes de un aplazamiento, bien por no poner encima de la mesa una alternativa en el calendario, bien por no existir acuerdo entre los conjuntos implicados.