RAÚL SÁNCHEZ / INVESTIGADOR DE CARTIF

«Las ganas, la intención y las capacidades no faltan; el problema es la financiación»

Raúl Sánchez, ingeniero forestal de Cartif.
EL MUND0

EL MUNDO

Raúl Sánchez es ingeniero forestal en el centro tecnológico Cartif de Valladolid. Trabaja para cambiar el aspecto de las ciudades a través de tejados verdes, suelos inteligentes, agricultura urbana, y la mejora de la conectividad del paisaje. Desde su posición, considera que el nivel de la innovación y la investigación en Castilla y León está «muy lejos» de otras comunidades autónomas. «Está mejorando poco a poco, ya que somos muchos remando en la misma dirección». «Además», prosigue, «hay proyectos como Nature4Cities que están en la punta de lanza». Eso sí, asegura que el caballo de batalla es la financiación. «Las ganas, la intención y las capacidades no faltan, lo que necesitamos, sin ninguna duda, son fondos. La crisis los recortó de una manera brutal».

En este sentido, manifiesta que Castilla y León es requerida a nivel mundial. Pone como ejemplo el centro vallisoletano: «Nos solicitan para participar e incluso coordinar proyectos. Confían en nuestros conocimientos para llevar a cabo técnicas». Y es que, a pesar de que la falta de dinero ha dejado muchos proyectos en el cajón, en su opinión, las universidades y las empresas sí que apuestan por la innovación y la investigación.

Sobre el proyecto basado en soluciones naturales para los entornos urbanos, Sánchez sostiene que las ciudades están preparadas para llevarlo a cabo. «No podemos poner puertas al campo porque la sociedad está viendo que los recursos no son ilimitados y las herramientas naturales son la alternativa». Además, apunta que también servirán para crear empleo y en autonomías como Castilla y León que no basan su economía en la industria podrían ser «un revulsivo» importante para crear puestos de trabajo. «No nos podemos comparar con Madrid, Cataluña o País Vasco», señala el investigador, quien aconseja que para que estas iniciativas calen en la población lo primero que hay que hacer es concienciar a los políticos, a las empresas y a los ayuntamientos.

Outbrain