Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
Mesa reservada para cerdas gestantes - El Correo de Burgos

SALAMANCA

Mesa reservada para cerdas gestantes

La empresa charra Gerionte Technology firma una estación de alimentación automática para las marranas preñadas alojadas en grupo / Aporta la comida «adecuada y óptima» a las necesidades específicas de cada animal

Un trabajador de la empresa Gerionte Technology muestra la máquina de alimentación automática para las cerdas gestantes.
ENRIQUE CARRASCAL

E. L.

Llegan a mesa puesta, con las bandejas repartidas y los cubiertos colocados. Las cerdas gestantes tienen que alimentarse de manera adecuada para recuperar sus reservas corporales, reducir al mínimo las perdidas embrionarias y fetales, así como prepararse para la lactancia. Por ello, sentarse a comer es un ritual que debe hacerse de forma ordenada y controlada.

El sueño de cualquier ganadero es crear un restaurante con mesa y mantel individual para cada uno de los ejemplares. Pero, ¿cómo se consigue que las marranas se sienten e ingieran solo la porción que les corresponde? La solución la tiene Gerionte Technology, una empresa salmantina que ha creado una estación de alimentación automática que garantiza un correcto manejo de los animales y aporta la alimentación «adecuada y óptima» a las necesidades específicas de cada cerda, aunque éstas se encuentren alojadas en grupo.

Gerionfeed –así se llama el sistema– aplica las nuevas tecnologías al sector ganadero, con el fin de controlar y gestionar de forma individual a los inquilinos de las granjas porcinas. De este modo, explica el ingeniero agrónomo Alejandro Cuesta, se consigue optimizar la gestión de la explotación en la fase de gestación: «Disminuye los costes de producción, administra la dosis de alimentación adecuada y atiende sus necesidades específicas», expone.

La herramienta maneja la información referente a las marranas como distintos tipos de identificaciones (visuales y electrónicos), edad, fecha de cubrición, ubicación, curva de alimentación asignada, detección de celo y acciones administrativas, sanitarias, reproductivas, avisos, alarmas, entre otros. «El dispositivo recuerda al usuario cuando se requiere llevar a cabo diferentes acciones en cada corral, mantiene registros básicos de producción y reproducción, y expide informes, imprescindibles para la toma de decisiones», subraya el también director técnico de Gerionte Technology.

La tecnología se basa en un sistema de lectura electrónica mediante RFID. Gracias a ella, tal y como explica, el ganadero se comunica de forma directa con las estaciones de alimentación para poder gestionar datos referentes a los animales, en tiempo real, de manera «sencilla, rápida y cómoda», mientras realiza una visita rutinaria. De esta manera, se puede reidentificar ejemplares, asignar una curva de alimentación diferente a cada animal, seleccionar aquellos que deban ser marcados, o bien ser separados del grupo.

El equipo salmantino también cuenta con sistemas estándar, es decir, si cualquiera de las piezas, por ejemplo, un pistón de las puertas de acceso se rompe, es posible encontrarlo en una ferretería. «El mantenimiento de una granja tiene que ser rápido; no se pueden dejar sin alimentar 70 cerdas durante un día por un problema técnico», señala Cuesta.

Sobre las ventajas, asegura que ahorra costes, es versátil y amable. En este sentido, explica que identifica a las cerdas, controla la cantidad de alimento y su composición; y dosifica la comida automáticamente. Además, adapta la ración a la fase de gestación, la condición de la cerda, la estación del año, y la velocidad de ingesta. «Dosifica el agua, informa si el animal ha comido y es respetuoso: cuando la cerda entra a comer, queda separada del resto del grupo, para que pueda hacerlo con tranquilidad».

El primer dispositivo saltó al mercado en 2010 y se fue a una granja de Segovia. A día de hoy, esta empresa charra exporta a medio mundo. Sus máquinas están instaladas en Colombia, Venezuela, Panamá, Francia, China, Portugal, Aragón, Cataluña, Galicia, Andalucía, entre otros lugares.
Gerionfeed está elaborado en acero inoxidable asegurando, por tanto, «una solidez, resistencia al paso del tiempo y durabilidad óptima», apostilla. Permite alimentar a 50-60 cerdas por máquina y ahorra tiempo y mano de obra en la realización de las tareas y la alimentación.

El sistema permite, además, separar, marcar o clasificar ejemplares en función de diferentes criterios a elección del usuario por medio de una puerta clasificadora a la salida de la estación, o bien marcando los animales con un espray de colores. «Con todo ello se facilita en gran medida las operaciones a llevar a cabo en la granja, teniendo un control total sobre la gestión de los animales desde el punto de vista reproductivo y de la alimentación», resume el ingeniero agrónomo.

A esta invención se une otra máquina específica para ibéricos. Se creó en 2016 y la tecnología es la misma, pero su aspecto es diferente, ya que, según comenta, los pata negra son «más ágiles, desconfiados y se retuercen mucho».

Este equipo multidisciplinar está formado por ocho especialistas en informática, electrónica y agronomía, así como un grupo de instaladores. Su objetivo es diseñar dispositivos específicos adaptados a las necesidades del cliente. Todos sus productos cuentan con un servicio de asistencia técnica de 24 horas.

Outbrain