Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
El abandono de tierras de labor aumenta la superficie forestal - El Correo de Burgos

SORIA

El abandono de tierras de labor aumenta la superficie forestal

El programa de Reforestación de Tierras Agrarias ha permitido la repoblación de unas 20.000 hectáreas de 1993 a 2015 en tierras que antes se dedicaban a los cultivos

Tierras de cultivo abandonadas en la provincia de Soria.
ÁLVARO MARTÍNEZ

ANA P. LATORRE

El abandono de las tierras de cultivo en las últimas décadas es una de las principales causas de que haya aumentado la masa arbolada en la provincia de Soria. Cada día hay menos gente que se dedica a labrar tierras por la fanta de rentabilidad del sector y los pueblos están menos poblados, lo que hace que la vegetación inunde estas zonas que se han cultivado durante años. Es algo que confirman los datos facilitados por el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Soria.

En cuanto a las labores de reforestación que se realizan en estas tierras abandonadas por parte de la administración, merece especial atención el Programa de Reforestación de Tierras Agrarias (convocatoria de ayudas dentro del Programa de Desarrollo Rural), que ha permitido la repoblación de unas 20.000 hectáreas en 12 años, de 1993 a 2015, en la provincia de Soria. El programa está subvencionado por la UE en un 75% y por el Estado y la Autonomía en un 25%.

En Soria, la reforestación se extiende por las zonas más despobladas, que suelen ubicarse en el sur de la provincia, pero hay zonas reforestadas en toda la geografía provincia, según confirman desde el Servicio Territorial de Medio Ambiente. En 2015 no se realizaron labores de reforestación, por ser el año de tránsito en el periodo europeo, pero el programa continuará con nuevas actuaciones.

Según las estadísticas de repoblaciones realizadas dentro de este programa, los años con más superficie repoblada son los del periodo 1994-1999, llegando al máximo de 2.379 hectáreas en 1996. Además, destacan los años 2010 y 2011 en cuanto a superficie repoblada se refiere.

Especies

En cuanto a las especies de los últimos programas de repoblación de tierras de cultivo abandonadas, destacan las distintas variedades de pinos (laricio con 3.041 hectáreas, pinaster con 2.438, silvestre con 1.523, halepensis con 2.350 y pinea con 2.021 hectáreas) y la encina (quercus ilex con 5.992 hectáreas).

Por porcentajes, la encina o quercus ilex supone el 30,02%, el pino laricio un 15,24%, el pino pinaster un 12,22%, el pino halepensis un 11,77%, el pino pinea un 10,13%, el pino silvestre un 7,63%, el quejigo un 3,73%, el rebollo un 2% y la sabina albar un 1,40%, el almendro un 1,10%, otras frondosas un 3,73% y otras coníferas un 1,05%. El uso de especies forestales de un 40% en las frondosas y de un 60% en las coníferas.

El objeto de estas ayudas a la reforestación de tierras agrícolas es, fundamentalmente, aumentar la superficie forestal arbolada de Castilla y León. Dentro de esta línea, se contempla una ‘Ayuda a la reforestación y a la creación de superficies forestales’, que sirve para financiar los trabajos de preparación del terreno, adquisición de plantas, protección de las mismas mediante tutores o protectores y la plantación en sí. Además, se subvencionan las obras complementarias a la forestación necesarias para su supervivencia y una ‘Prima de mantenimiento’ de carácter anual que sirva para cubrir los gastos del mantenimiento de la masa implantada por un periodo de cinco años.

La Junta convoca cada año las primas compensatorias para los Expedientes de Forestación de Tierras Agrícolas concedidos al amparo del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León durante los periodos de programación 1993-1999, 2000-2006 y 2007-2013. Estas ayudas tienen como finalidad, por una parte, contribuir al éxito de la forestación alcanzada, financiando los trabajos de mantenimiento en los primeros años de existencia de las repoblaciones certificadas y, por otra parte, compensar a los titulares de las parcelas forestadas con una prima anual por la pérdida de rentas derivadas del cambio de uso de las tierras, tras la actividad agrícola y ganadera realizada en las superficies.

Superficie agrícola y forestal

Por otro lado, si nos fijamos en la distribución de las superficies en la provincia de Soria, según el tercer Inventario Forestal Nacional, se contabilizan dentro de las 1.030.643 hectáreas de Soria un total de 597.144 de superficie forestal (397.402 de arbolado, 21.249 de arbolado ralo y disperso y 178.493 de desarbolado), lo que supone un 57,94% del total. La superficie agrícola es de 424.829 hectáreas, lo que es un 41,225 del total; la superficie con elementos artificiales (improductivo) es de 5.882 hectáreas (0,57%), la superficie de humedales de 166 hectáreas (0,02%) y la superficie de aguas de 2.622 héctareas (0,255).

De esta manera, la superficie forestal arbolada es un 66,55% de la superficie forestal total. Las principales especies de monte arbolado es la encina o quercus ilex (23%), seguida del pino silvestre (20%), el pino pinaster (18%), la sabina albar (14%), el rebollo (8%), el quejigo (8%), el pino laricio (5%), el álamo negro (2%), otras frondosas (1%) y el haya (1%).

Outbrain