BURGOS

La huerta burgalesa produce menos pero mantiene sus precios intactos

Los invernaderos permiten a los productores locales sacar adelante sus cosechas en la peor época del año / La compra de hortalizas del sur y este de España se antoja imposible para las pequeñas cooperativas

Cultivo de hortalizas en un invernadero, la única opción viable de producir en Burgos en esta época del año.
ECB

DIEGO SANTAMARÍA

Corren malos tiempos para los productores de hortalizas. Los de la zona sur y este de España atraviesan una crisis de precios tan inesperada como las bajas temperaturas que han disminuido notablemente sus cosechas. En Burgos, esta época del año siempre es mala por la escasez. El crudo invierno, ese viejo conocido en la provincia, obliga a ubicar las plantaciones a los invernaderos. Y es que con las condiciones meteorológicas del norte, resulta prácticamente imposible obtener rendimiento. Sin embargo, los precios de las hortalizas de invierno de la huerta burgalesa se mantienen intactos.

«La gente no se plantea producciones en invierno», señala el ingeniero agrónomo José Ignacio Velasco, gerente de Asociación para la Promoción y Defensa de la Patata de la Provincia de Burgos y director técnico de la Marca de Garantía Lechuga de Medina. Todo se reduce a los invernaderos. Lo corrobora Amelia Herrera, gerente de la Huerta Ecológica Canal de Castilla, una cooperativa de mujeres que trabaja la venta directa a domicilio y en mercados.

Si bien reconoce que las plantaciones en invernaderos «tardan más en crecer», lo cierto es que la crisis de las hortalizas no les afecta «absolutamente nada» de puertas hacia adentro. «Estamos acostumbradas a las heladas», de ahí que las coles, berzas o calabazas vayan «desapareciendo» ante la demanda de sus clientes. Aún así, todavía les queda género por vender como coles, puerros, patatas o cebollas.

No obstante, la subida de precios sí afecta a la cooperativa en cierta manera, ya que ante la «poca variedad» de su huerta entre los meses de febrero y abril contactan con productores de Málaga y Granada para reponer su despensa con tomates, pepinos o calabacines. No va a poder ser este año, dado que los elevados precios del mercado sureño les impiden asumir dicho coste.

«La meteorología es la que manda», reitera Velasco a sabiendas de que la situación cambia por completo en verano. Claro ejemplo el de la lechuga medinesa, cuyos productores «hacen el agosto» gracias a las frescas temperaturas que impiden a otras regiones como Murcia o Navarra competir en igualdad de condiciones.

Incumplimiento normativo

Al margen del desequilibrio existente entre los productos locales y los de fuera, Velasco advierte que algunos vendedores están incumpliendo la normativa municipal, que obliga a comercializar únicamente «producciones propias». De hecho, el propio Ayuntamiento exige un justificante de titularidad o arrendamiento de las fincas en las que se obtienen las frutas y hortalizas. Y no solo eso, también se debe presentar una declaración jurada de los productos cultivados y vendidos en cada puesto.

En su opinión, resulta muy «contradictorio» que se organice un mercado hortofrutícola para potenciar las producciones locales y se hagan «trampas» al mismo tiempo. Por este motivo, considera que «hay que darle una vuelta muy grande». Así se lo ha transmitido en más de una ocasión a la concejala de Comercio, Carolina Blasco.

La Huerta Ecológica Canal de Castilla acudía semanalmente a Los Carros para vender su propio género hasta que sus integrantes lograron hacerse con una clientela asentada que nunca falla. Pero también lo dejaron porque ansían un mercadillo 100% ecológico que por el momento «no cuaja en Burgos». Por ello, Herrero anima al Ayuntamiento a instalar un mercado de estas características de forma periódica y no limitarse a la Feria de la Biodiversidad que organiza la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) una vez al año.

De momento, la cooperativa se traslada regularmente a los mercadillos ecológicos de Ávila, Palencia y Valladolid; compatibles con la venta a domicilio en tierras burgalesas y provincias limítrofes de la Comunidad.

Outbrain