NADA ES CASUALIDAD

Julio, eres el próximo

LORETO VELÁZQUEZ

LOS MÁS JÓVENES no lo recordarán pero hubo un tiempo, no hace mucho, en que Aranda de Duero sobrevivía al mes de agosto a duras penas. Hoy, el panorama es bien distinto. Hoteles llenos, restaurantes repletos, comercios con actividad por un Sonorama que ha puesto a Aranda de Duero en el mapa. Noticias en medios nacionales e internacionales, en cada telediario. Y todo gracias a una asociación, Art de Troya, que ha conseguido un sueño: hacer de la Ribera un destino turístico que aúna lo que mejor sabemos hacer: música y buen vino.

Este año además, se ha aprendido de los errores: se han mejorado los accesos y la seguridad de los distintos eventos, conscientes de que el futuro del festival no pasa por crecer numéricamente sino por lograr que cada sonorámico se sienta como en casa. Y en eso, somos buenos.

Mención especial merecen las 300 personas, entre agentes de Policía Local, Nacional, Guardia Civil, Bomberos, Protección Civil, Cruz Roja, seguridad privada y organizadores, que trabajan muy duro por hacer un festival cada vez más seguro.

En el plano musical, muchas sorpresas y alguna decepción (como el Cigala, que por lo visto le dio más a las copas que al micrófono) y en el horizonte muchas perspectivas y esperanzas. Julio (Iglesias) estás perdiendo tu oportunidad.

Te espera el vino de Ribera del Duero, una denominación de Origen que sabemos te gusta. Te espera un lechazo al estilo de Aranda (hay que inventar una receta un poco más veraniega) y si no encuentras hotel, porque eres de esos que reservan a última hora, date un paseo por las redes sociales. Hay infinidad de casas dispuestas a ser alquiladas. (El que no corre vuela).

No tenemos playa pero sí un río Duero y un club Espeleoduero que con gusto te enseñará el enorme patrimonio natural de la zona. Eso sí, tráete el coche y ven desde Madrid porque desde Valladolid te la juegas (sí Julio, seguimos sin autovía). ¿Me preguntas por el tren Directo? Alguien nos lo robó.

Julio te queremos. Deja de correr por la vida sin freno, recuerda que la vida se vive un momento, que los detalles pequeños son los que importan porque aquí en Sonorama, la felicidad está garantizada. Hasta entonces, presume y dile a tus amigos que sin ti no podemos vivir.

Outbrain