Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
Relevos y novios - El Correo de Burgos

EL EQUILIBRIO DEL TREN

Relevos y novios

JORGE M. MOSQUERA

UNA CONOCIDA me cuenta muy nerviosa y afectada que no tiene nada de suerte con los novios en los últimos tiempos. Me dice que en poco más de dos años ha tenido cinco o seis novios y cualquiera de ellos peor. El primero acabó en la cárcel. Era muy buen chico, pero por decir cuatro tonterías en la calle ha acabado preso. El segundo se le fugó se le fue el norte de Europa y ella no le ha vuelto ver. Cree que ahora puede estar en Alemania. Luego tuvo otro que se le fue a Suiza, otro que se le fue a Escocia… En fin, que tiene muy mala suerte. Intenté que no se preocupase, le dije que eso era una situación bastante usual a lo que ella me respondía qué no se podía llamar usual a tener, en tan poco tiempo, tanto novio. Qué a nadie le pasa eso. Comencé a pensar y le dije: bueno, pues no tienes más que ver la situación de Puigdemont. En menos de dos años ha tenido tres elecciones y ha escogido por lo menos cuatro o cinco candidatos para el puesto de presidente de la Generalitat. El primero, él mismo, pero resulta que se ha tenido que marchar fugado porque temía que le metiesen en “villacandado”. Luego pretendió a Junqueras, pero a poco de dar unas mínimas manifestaciones acabó en la cárcel. Luego ha tenido otros acompañantes. Sánchez, Turull, Pujol, también Solsona. Incluso se le han fugado los amigos: Ponsatí, Rovira, Serret…hasta Ana Gabriel, que se ha pasado al pijerío…ninguno le salía bien. Ahora parece que se ha buscado un apaño bastante interesante y es que se ha encontrado con un amiguete de “su cuerda” con el que compartía ideales poco aconsejables y le ha preguntado si quería ser su sustituto: sólo para el interior y sin entrar en su despacho. Evidentemente, el nuevo, rápidamente le ha dicho que sí y se ha ofrecido como no podía ser de otra manera para ser el nuevo candidato “in pectore”. No hay muchas dudas acerca de su victoria ya que la mayoría de los “indepes” del Parlamento catalán votarán a su favor y acabará como presidente. El problema es que “el nuevo” ya se ha manifestado alegremente y no parece mejor que “Puigdemont”, así que a saber qué pasará si el nuevo candidato manifiesta personalidad propia y acaba haciendo lo que él mismo hizo cuando le nombró Mas: es decir poner todo más patas arriba de lo que ya estaba. Supongo que buscará otro. Por eso le digo a mi amiga que no se preocupe; visto esto, novios como esos que ha tenido no son difíciles de encontrar.

Outbrain