700 kilos de carne y 1.700 raciones, delicioso cierre festivo en Regumiel

Desde las 7,30 horas de la mañana, el equipo formado por ocho cocineros comenzó a elaborar este plato tradicional con el que se puso punto y final a cinco días de celebración

Los cocineros comenzaron de buena mañana con los preparativos de la popular caldereta de carne.
R. F.

RAQUEL FERNÁNDEZ

Los vecinos se despertaron ayer envueltos en deliciosos olores, ya que desde las 7,30 horas de la mañana ya estaba en marcha, a fuego lento y con madera de pino y roble, la caldereta de carne de ternera con la que se tenía previsto concluir las fiestas mayores de esta población serrana de la comarca de Pinares.

En total, fueron algo más de 700 kilos de carne y más de 100 kilos del resto de ingredientes entre los que no faltaron cebollas, ajos, pimientos y chiles, que, repartidos en catorce grandes cazuelas y vigiladas por la mano experta de un equipo de ocho cocineros, dieron como fruto el tradicional plato del que se consiguieron repartir 1.700 raciones entre los vecinos y visitantes que durante la mañana de ayer se acercaron al paraje de ‘Las ventas’.

Jornada de hermandad para poner la guinda a las celebraciones en honor a San Adrián a la que no faltó el alcalde de la población, José Luis Vázquez, para degustar la caldereta, quien remarcó el popular evento como «un día muy bonito en el que se une todo el pueblo en una jornada de hermandad”», comentó.

Aseguró el edil que estas fiestas «han sido bastante buenas ya que el tiempo nos ha acompañado y hemos tenido muy buena animación con grandes orquestas, a lo que se sumó además, la gran participación en todos los actos por parte de los jóvenes, que ha sido como siempre, magnífica», señaló el responsable municipal.

Regumiel de la Sierra comenzó sus fiestas el martes con la pingada del mayo, otro acto tradicional en la población consistente en el izado de un gran pino con la ayuda de los jóvenes del municipio, al que siguió el concurso de carrozas, otro de los momentos más significativos para los vecinos.

Asimismo, en la mañana de ayer también se llevó a cabo otra caldereta de final de fiestas en otra localidad vecina como fue Canicosa de la Sierra, igualmente bello rincón de Pinares que ha vivido estos días sus fiestas patronales en honor a la Virgen del Carrascal y San Roque. Iniciadas el pasado martes 14 de agosto con la pingada del mayo como pistoletazo de salida, se retomaron ayer tras un pequeño parón, para culminarlas con la caldereta.

Outbrain