Ampliar la capacidad de Clunia «no es la prioridad»

Un informe técnico de la Diputación sostiene que el teatro podría ampliar su aforo en «550 personas» mientras Cs confiaba en albergar a 2000 espectadores

El pleno provincial de ayer se caracterizó por sus debates farragosos y el consenso en la moción socialista.
RAÚL G. OCHOA
DIEGO SANTAMARÍA

Es «imposible» que el teatro de la ciudad romana de Clunia pueda acoger a 2000 espectadores, el doble de su actual capacidad. Así lo sugiere el informe técnico encargado por el equipo de Gobierno de la Diputación con el objetivo de analizar la proposición de Ciudadanos, rechazada ayer en el pleno provincial por parte del PP e Imagina Burgos. De hecho, tal y como precisó el portavoz popular, Borja Suárez, el aforo podría incrementarse como mucho en «550 personas más». En cualquier caso, dejó claro que acometer tal proyecto en estos momentos «no es la prioridad» de la segunda fase del Plan Director.

Pese a subrayar que «si se mantiene la propuesta habría que estudiarla», Suárez esgrimió que, de entrada, dicha actuación plantea varios inconvenientes. El principal, según el análisis previo elaborado por los técnicos de la Corporación, es la «mala visibilidad» para muchas de esas nuevas plazas. Además, indicó que el proyecto conllevaría un coste aproximado de «300.000 euros», con un plazo de ejecución cercano a los «ocho meses» y la necesidad de «modificar los seguros de responsabilidad civil». Por lo tanto, insistió en que el planteamiento de la formación naranja no es «oportuno» a día de hoy.

Al portavoz de Cs, Lorenzo Rodríguez, no le hizo ninguna gracia que el equipo de Gobierno rebatiese sus argumentos con un informe al que la oposición no ha tenido acceso pese a que solicitó información al respecto «hace 10 días». «Eso es jugar con ventaja y despreciar a otro grupo», reprochó visiblemente molesto al considerar que Suárez quiso guardarse ese as en la manga para echárselo «en cara» durante el pleno. Por su parte, el PSOE decidió apoyar la moción insistiendo en la necesidad de que la Junta se involucre. Previamente, Imagina criticó que «no se puede empezar la casa por el tejado» porque «antes hay que afrontar otro tipo de soluciones», señaló su portavoz, Marco Antonio Manjón.

La única moción que se aprobó por unanimidad fue la del grupo socialista para instar a la Junta a regular el acceso y ejercicio de la actividad del guía turístico prestando al mismo tiempo amparo legal a la figura del guía local rural. El debate, mucho más sosegado y constructivo en todo momento, se centró en la búsqueda de soluciones a través de las administraciones para evitar «conflictos de intereses» entre los guías profesionales y quienes ejercen esta labora de forma voluntaria. Finalmente, la propuesta salió adelante incluyendo la propuesta del Partido Popular para «buscar la connivencia» de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) con el fin de concretar de forma más precisa «el encaje de esta figura». El diputado del PSOE, Javier Lezcano, no solo recogió el guante, sino que sugirió la posibilidad de contar también con los grupos de Acción Local.

Donde no hubo consenso alguno fue en la propuesta de Imagina para la inclusión de cláusulas y criterios que fomenten la dinamización de las comarcas y ayuden a fijar población a la hora de enajenar bienes públicos como la finca de El Moscadero, donde primaron «los intereses económicos (...) sobre los intereses sociales». Asimismo, Manjón criticó la falta de apoyo de la Diputación a las protestas vecinales contra la macrogranja porcina proyectada en Llano de Bureba. Sin embargo, la candidatura ciudadana se topó con el rechazo del resto de grupos, que coincidieron al señalar que la propia ley ya establece sus propias reglas de cumplimiento posterior en cualquier subasta.

Outbrain