El dúo Oscar Borjas y Ana Rita se reparte cinco orejas en Briviesca

De un encierro de Bahía Hermanos / El novillero Juanito cortó tres orejas en Roa

El balance del rejoneador burgalés fue de dos orejas, una en cada ejemplar de su lote.
G. GONZÁLEZ

Iñigo Crespo Burgos
Briviesca celebró ayer la segunda jornada taurina de sus fiestas mayores tras la extraordinaria corrida que lidió Antonio Bañuelos el primer día, con un toro premiado con la vuelta al ruedo y el éxito de Sánchez Vara y Fernando Tendero. Ayer era el turno del festejo de rejones y el protagonista mayor fue el burgalés Oscar Borjas que alternó con la rejoneadora lusitana Ana Rita.
Gran tarde de Oscar Borjas que cuajó a placer a sus dos toros. Rejoneo de raza y altura, vibración, entrega y cara conexión con los tendidos. Fastuosas sus dos salidas a escenas llenas de espectacularidad y variedad. Ritmo, química, cercanías, frescura y la magia de la sorpresa que atesora el de Carcedo.
Más allá de trofeos, Oscar Borjas volvió a demostrar que la baza mayor que tiene es la personalidad: ligazón, facilidad, superación y corazón. Capta el público todo cuanto realiza delante del toro y lo premia. Ayer cuajó a sus dos oponentes y maravilló en una plaza como la de la capital de La Bureba donde ha toreado mucho desde sus inicios.


El balance del rejoneador burgalés fue de dos orejas, una en cada ejemplar de su lote.
En el otro lado de la balanza toreó la lusitana Ana Rita que volvió a la provincia de Burgos tras dos temporadas. Buena monta, buena puesta a punto y buen oficio aunque no terminó de redondear ninguna de sus dos faenas. A pesar de ello cortó tres trofeos por su facilidad y la naturalidad que atesora.


En Roa ayer se celebró una novillada con picadores con el hierro de Martín Carrasco. Actuaron Juanito, Joselete y estaba anunciado José Rojo que fue herido el día anterior. Destacó el portugués Juanito que estuvo entregado, macizo y cuajado en sus dos oponentes, novillero muy hecho. Cortó tres orejas y entusiasmó al público. Golpe fuerte de un novillero que ilusiona.
En Salas se lidió una buena novillada de Lorenzo Rodríguez Espioja. Cortaron una oreja cada uno los novilleros sin caballos Jorge Molina y Jorge Martínez.

Outbrain