BUREBA

‘El Randíl. Memorias de un cetrero’ recuerda el papel de Briviesca en el arte de la cetrería

El autor relató que la obra está basada en hechos reales.
G. G.

GERARDO GONZÁLEZ

El mundo literario carece prácticamente de libros cuyo tema este centrado en la cetrería pese a ser una de las modalidades de caza más antiguas tanto en España como en el resto del mundo. Por ello la presentación en la capital burebana de la obra ‘El Randíl. Memorias de un cetrero’ constituyó un evento inédito a nivel nacional, que despertó el interés dentro del mundo de los cetreros.

En la presentación realizada en el salón de actos de la Casa de la Cultura briviescana su autor, Manuel Navarro Calatayud, destacó que esta historia novelada «muestra varios ángulos de visión», del mundo cetrero con especial incidencia en los valores humanos de sus personajes. Navarro señaló que está «basado en hechos reales» por lo que los aficionados a la cetrería pueden poner rostro a muchos de sus protagonistas guiándose por su personalidad.

Esta obra, explicó su autor un reconocido poeta, ha sido fruto de un prolongado esfuerzo y trabajo a lo largo de varios años que comenzó con una sugerencia de su padre, el prestigioso cetrero Manuel Navarro Brufal, siendo el «último empujón para que viera la luz», la insistencia de cetrero briviescano Pascual Iñiguez.

La importancia de la obra quedó patente en la asistencia al acto, organizado por la asociación Tierras de Obarenes, de cetreros de numerosas comunidades autónomas algunos de ellos con sus aves rapaces que también estuvieron presentes en el acto.

Durante el animado coloquio en el que participaron el autor, destacados cetreros y el veterano Pascual Iñiguez se recordó el importantísimo papel que jugó Briviesca en la recuperación de la cetrería contemporánea en España.

Cabe recordar que fue la capital burebana donde en 1955 se crea la primera estación de cetrería de España de la mano de Félix Rodríguez de la Fuente y Pascual Iñiguez cuando en España en una época en la cual lejos de gozar de protección, las aves de presa eran consideradas alimañas.

Encuentro de cetreros
Este hecho llevó a poner de manifiesto la intención de solicitar al Consistorio briviescano la puesta en marcha de iniciativas tendentes a recordar el papel de la ciudad en la recuperación de la cetrería. Su objetivo final, señalaron los promotores de la misma es que la ciudad se convierta en un punto de referencia y encuentro de cetreros a nivel internacional en un futuro.

La puesta en valor del papel de Briviesca en la cetrería española, a la que la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad, acabaría con el olvido histórico de la historia reciente de los pioneros con la figura de Félix como la más reconocida. Pero tras ella la de Pascual Iñiguez, Manuel Navarro Brufal y Gonzalo Cervera que desde la localidad de Aspe -en la provincia alicantina-, trabajaron en total sintonía para recuperar la cetrería española.

Outbrain