Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
El himno envuelve en emoción el día grande de las fiestas patronales - El Correo de Burgos

FIESTAS DE BRIVIESCA

El himno envuelve en emoción el día grande de las fiestas patronales

Cientos de voces acompañaron los sones de este canto, momento cumbre del día de San Roque

Los briviescanos volvieron a unir sus voces para entonar el himno de la localidad, convertido ya en uno de los momentos más emotivos de las fiestas.
G. G.

GERARDO GONZÁLEZ

La festividad de San Roque es un día muy especial en el calendario briviescano, durante el cua el canto del Himno a Briviesca marca el ecuador de las fiestas patronales. También los actos previos a esta cita son significativos para los briviescanos destacando la procesión del santo patrono y de la patrona que abren así la jornada.

Tras la solemne misa, el Salón de Plenos de la Casa Consistorial acogió la tradicional recepción oficial donde se entregan los reconocimientos más preciados que concede el Consistorio con motivo de las fiestas. Este año los reconocimientos fueron para las futbolistas femeninas Carmen Santamaría Trueba e Iria Castro Gómez, así como al atleta Daniel Viana, finalizando con un homenaje al alma mater del CF Briviesca, Diego Dávila, que este año ha ascendido a Tercera División. El punto final lo puso la entrega del escudo de Briviesca al pregonero de este año, Gonzalo Trespaderne Arnaiz.

En un breve acto, el alcalde de Briviesca, Marcos Peña, agradeció la asistencia en esta jornada festiva a los numerosos representantes de instituciones nacionales, regionales y provinciales, así como a los mandos de la Guardia Civi, que se acercaron a celebrar con la localidad uno de sus días grandes, en el que el himno es uno de los actos más multitudinario y sentido de las fiestas patronales burebanas desde hace más de 8 décadas.

Motivo por el que, como cada año pero este aún más si cabe, miles de personas abarrotaron la Plaza Mayor, rodeando el templete de música en espera del momento en el que sonaran las primeras notas.

En medio de un respetuoso silencio, la música de la Banda Municipal dirigida por Jorge Baldayo inició los acordes del Himno entrando a la vez -a su señal-, las miles de voces de este multitudinario coro en el que se convierten los presentes en la Plaza.

La potente voz del tenor Miguel de Alonso acometió con energía la parte del canto para solista con idéntico entusiasmo al de la primera vez en que se colocó en el balconcillo del templete para cantar el himno briviescano.

A pesar de ser un acto anual, en muchos de los rostros que miraban al cielo mientras cantaban se veía la emoción que en algunos casos iba acompañada de lágrimas tanto en jóvenes como mayores.

Poco importa que se haya nacido en Briviesca o no, nadie escapa al momento mágico que se crea alcanzando a personas de diferente procedencia, nacionalidad o cultura. El Himno a Briviesca une más allá de cualquier otra consideración mostrando un enorme amor y orgullo por su tierra natal o de adopción al que es imposible sustraerse.

La fusión de poesía y música sigue calando hasta el fondo de los corazones de todos aquellos que el 16 de agosto están físicamente o en espíritu, a los pies del templete de la plaza Mayor de Briviesca.

Las nuevas tecnologías también se han sumado a este emotivo acto, y además de su retransmisión en directo por internet, decenas de teléfonos móviles se colocan en el templete para hacer llegar los acordes y voces a los que aún lejos de su tierra la siente muy cerca.

Fray Justo Pérez de Urbel, al tomar la pluma a principios del pasado, seguramente no imaginó que su canto a Briviesca se convertiría en algo de tan profunda raíz en el corazón de las siguientes generaciones de briviescanos. Como él, tampoco el maestro Rafael Calleja se atrevió a pensar que, décadas después, miles de personas sentirían una profunda emoción con su composición tras esperar durante todo un año el día de San Roque.

La fuerza del Himno hace que nada pueda interponerse en el deseo de estar cada año en la Plaza Mayor y un buen ejemplo de ello es el tenor burgalés Miguel de Alonso cuya figura está indefectiblemente vinculada con el himno briviescano.

Esto queda de manifiesto cada año ya que San Roque es también el patrón de Hontoria del Pinar, su tierra natal, pero que una fuerza imparable le trae, pese a su fuerte arraigo con su tierra, desde hace décadas a Briviesca en fecha tan señalada.

Por ello a pesar de que lleva años anunciando que es su última presencia todos los 16 de agosto su voz resuena en los corazones de los briviescanos. Otra de las piezas claves del Himno a Briviesca es la Banda Municipal y como sus antecesores se apiñaron en el reducido espacio del templete de música y a pesar de la fuerte emoción y gran responsabilidad que sobre ellos recae hicieron honor a su contrastada valía.

Outbrain