Villangómez continuará con el interior de su iglesia

Iniciará en septiembre la segunda fase de arreglos Se consolidó el tejado tras la caída de su espadaña el año pasado

Un momento de la presentación de la nueva edición del certamen.
R. O.

M. M.

Villangómez sigue adelante con la recuperación de su iglesia de San Cosme y San Damián, intentando así que vaya recuperando su esplendor a la vez que olvidar el grave daño sufrido tras la caída de su espadaña a causa del temporal en febrero del pasado año, y que destrozó en su derrumbe el tejado y el coro en el interior del templo. «Por ello estamos ahora pendientes de elegir la empresa que hará la obra, que nos gustaría comenzara en septiembre con el arreglo del interior como objetivo, dejando el resto para una tercera fase que haremos más adelante », explicaba el alcalde Porfirio Abad.

Recuerda que tras el terrible suceso, que afortunadamente no causó daños personales, el equipo municipal encabezado entonces por el anterior alcalde Juan Carlos Peña, pidió ayuda urgente a las instituciones. La respuesta fue una rápida intervención del Arzobispado quien, con fondos propios sumados a aportaciones de la parroquia y del seguro, llevó a cabo una primera fase de mejoras consistente en el desescombro del templo, la colocación de la nueva cobertura de madera, el arreglo del tejado sobre ésta y la consolidación de la parte de la torre y la espadaña que aún quedaban en pie.

Trabajos básicos con el fin de consolidar el resto, quedando pendientes en el interior la bóveda, el coro y la balaustrada del siglo XVI totalmente destrozada. Se realizó entonces un proyecto más amplio de remodelación, cuyo coste total rondaría los 118.000 euros. «Montante demasiado elevado que nosotros no podíamos asumir solos, por lo que se decidió que se haría en una segunda y tercera fases», recuerda el actual alcalde. Segunda fase que protagonizará esta nueva intervención, que con un coste de poco más de 50.000 euros cuenta ya con una ayuda de 30.000 euros del Arzobispado y la Diputación, a través del acuerdo entre ambas conocido como ‘convenio de las goteras’. «Mientras que los 20.000 euros restantes los pondremos entre el Ayuntamiento y donaciones particulares», agradece el alcalde, quien detalla que a pesar del gran destrozo sufrido en 2017, aquellos primeros arreglos que se hicieron han permitido que el templo haya podido seguir usándose, «ahora queda ir reparándolo todo poco a poco».

Y mientras, la IX edición de su Pollogómez

Y mientras se concretan los aspectos y fechas de esta nueva intervención en la iglesia, el emblemático templo dará la bienvenida a los miles de participantes que se esperan para la nueva edición del festival Pollogómez, que iniciará el viernes y sábado 24 y 25 de agosto su novena edición. Certamen que como explicaba su responsable y presidente de la asociación organizadora, Rodrigo Barriuso -a quien acompañaron sus compañeras Marta Ruiz y Ana Belén Díez-, estrenará este año nuevas propuestas.

Una de ellas serán dos nuevos murales que se sumarán a la ruta ya existente en la villa, y que han comenzado a realizar los artistas Alegría del Prado y Sio2. La segunda novedad será el programa infantil ‘Little Chicken’ que comenzará este año con la realización de talleres en la mañana del sábado. «Ya hay más dd 100 inscritos pero quedan aún plazas para estos talleres con los que no sólo queremos que se diviertan sino además inculcarles valores de cuidado del medio ambiente».

Otra de las novedades de este año es el proyecto ‘gastropollo’, de fomento de la vertiente culinaria del pollo, «qpues es un producto muy versátil que permite multitud de combinaciones». De hecho, la primera muestra del ‘gastropollo’ será la oferta de alitas pero también de tacos, hamburguesas y brochetas -todos de pollo-, que se ofrecerá a los presentes en la tradicional comida popular del sábado al mediodía.

El apartado musical lo abrirá en la noche del viernes el grupo ‘Con X The Bajo’, al que se sumarán ya el sábado como parte del festival Pollogómez 2018, los madrileños Bruna Sonora, los italianos Kalascima y los también madrileños Papawanda, dejando en manos de los dj, el final de la cita.

Finalmente, el cuarto pilar de la cita será la entrega del premio Pollogómez ded Honor al escultor Félix Yáñez.

Barriuso agradeció el apoyo que siempre han recibido desde la Diputación y del Ayuntamiento de Villangómez -que a partir de este año deja en manos de la asociación la gestión del evento-, y de la Cooperativa Avícola (Cobur). Desde ésta última, su responsable Anacleto Alonso explicó que dicha colaboración ha existido desde el primer momento, ampliándose ahora en una aportación económica y el préstamo de una carpa para la celebración de actos, ya que compartimos con ellos la creencia de que el futuro del mundo rural pasa por asentar población y potenciar la actividad que en él se genera», destacó Alonso, «ya sea cultural como con este certamen o vendiendo sus productos como hacemos nosotros en nuestras tiendas de La despensa», comentó.

Outbrain