El Correo de Burgos

Burgos

Cae la presentación de EREs pero suben los de extinción

El año cierra con 73 expedientes, la misma cifra que hace ocho años / Sube en tres los de extinción, único apartado al alza LPequeñas empresas, protagonistas

10/01/2017 M.C. / L. B.

Imagen de archivo de una protesta de trabajadores.Imagen de archivo de una protesta de trabajadores.

ISRAEL L. MURILLO

El año 2016 se ha cerrado con la presentación de 73 expedientes de regulación de empleo que han afectado a 716 personas. Los datos del pasado año reflejan una caída del 38,6% del número de expedientes respecto al año anterior en el que se habían gestionado en la Oficina Territorial de Trabajo de Burgos 119 expedientes. El número de personas afectadas se ha reducido aún más en la comparativa interanual.De esta manera el número de afectados ha caído en 503 personas lo que supone un descenso del 41,2%. Se trata del menor número de empleos afectados por un expediente de regulación de empleo desde 2008. En estos últimos ocho años se han registrado un total de 2.212 expedientes de regulación de empleo que han afectado a 35.806 empleos.

Con estas cifras el año que se acaba de ir regresa al número de expedientes gestionados en 2008. Entonces se registraron 73 expedientes pero afectaron a más del doble de personal porque perjudicaron a 2.124 personas.

Esto se debe a que la mayor parte de los expedientes que la oficina territorial de trabajo gestiona en la actualidad se debe a pymes. Son las pequeñas y medianas empresas las que aún no pueden ajustar sus plantillas a su nivel de producción. Un ajuste que sí se ha producido en las grandes factorías. Esto tiene como contrapartida que afecta a un menor número de personas. Además, como ya se insistía desde la oficina el pasado mes de noviembre, muchos de los expedientes que se presentan cada año no sólo es que sean de pequeñas empresas sino que, además, son reiterativos y están encabezados por el mismo CIF (código de identificación fiscal) empresarial.

Muchas de estas pymes acuden a los eres para intentar salvar la actividad. Aguantar hasta que no pueden más. Esto parece estar detrás del ligero aumento de los ERE de extinción, aquellos que destruyen el puesto de trabajo. 2016 se cerró con siete expedientes de este tipo que afectaron a 41 personas.El año anterior se habían registrado cuatro que perjudicaron a 23 empleados. No sucede así con los de suspensión o reducción de jornada que se han reducido ambos en el último año. 2016 cerró con 46 expedientes de reducción y 628 personas afectadas, lejos de los 62 documentos presentados el año anterior y los 1.052 empleados afectados. La reducción de jornada también se ha reducido considerablemente en el último año al pasar de 53 y 144 personas afectadas a 20 en 2016 y 47 trabajadores perjudicados.

2012, año de récord

El peor año, tanto por expedientes gestionados como por trabajadores afectados, fue 2012. Entonces se presentaron un total de 528 eres, de los que 39 fueron de extinción, y afectaron todos ellos a 8.950 empleados. De hecho los de extinción afectaron a 584 personas. Fue un año muy complejo en este ámbito porque se llegaron a tramitar 351 expedientes de suspensión que perjudicaron a 7.169 empleados mientras que 138 documentos solicitaron reducción de jornada afectando, entonces a 1.197 personas. Hace cuatro años se alcanzaron los picos de actividad en la gestión de expedientes de regulación de empleo.

El año con menos ERE por concurso de acreedores

El año que acaba de finalizar resultó ser el que menos expedientes de regulación de empleo se ha generado por empresas que están en situación de concurso de acreedores y, por tanto, están gestionados por un tercero. Hay que retrotraerse hasta 2008 cuando se gestionó un ere por concurso que afectó a tres trabajadores.Desde entonces no se habían registrado números más pequeños. Así las cosas 2016 se cerró con siete expedientes que han afectado a 132 personas. De total de ere gestionados hay que tener en cuenta que la mayor parte, seis de los siete, han sido de extinción afectando en el proceso a 74 empleados. Además hay que sumar uno de suspensión que ha perjudicado a 58 personas.

Durante los últimos ocho años se han presentado un total de 99 expedientes de regulación de empleó vía concurso de acreedores. Todos ellos han afectado a un total de 2.292 empleados de la provincia. El año más duro en este ámbito fue 2013 con 19 expedientes solicitados pero el ejercicio que salpicó a un mayor número de personas fue 2012 donde 17 ERE perjudicaron a un total de 542 personas.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile