El Correo de Burgos

Burgos

La descarga en la Plaza Mayor tendrá mayores restricciones tras las obras

Los horarios serán «más estrictos» una vez que finalice la urbanización en 15 días, tres meses antes de lo previsto

17/01/2019 MARTA CASADO

El alcalde comprobó ayer el avance de las obras de la plaza mayor.El alcalde comprobó ayer el avance de las obras de la plaza mayor.

ISRAEL L. MURILLO

BURGOS
Con la remodelación del pavimento de la Plaza Mayor, el Ayuntamiento de Burgos plantea establecer un mayor control y seguimiento del tráfico y aparcamiento de furgonetas en el servicio de carga y descarga de mercancías para los establecimientos del entorno de la Plaza Mayor. «Una vez que las obras finalicen empezaremos a ser más estrictos a la hora de cumplir los horarios estipulados de carga y descarga para facilitar una normal convivencia entre peatones y vehículos», explicó el alcalde, Javier Lacalle.

El primer edil ya mantuvo un encuentro con el responsable de Policía Local para hacer «una especial vigilancia» con el objetivo de «ser capaces de cumplir lo horarios exactos» aunque sin afán sancionador. «No se trata de sancionar sino de que todos nos mentalicemos de tener una convivencia normalizada entre vehículos y peatones». Reconoce el alcalde que en los últimos tiempos ha habido «cierta relajación» porque además de los horarios de carga y descarga, tiempo después se pueden ver «entre diez o 15 vehículos y es algo que no puede ser en un espacio peatonal».

El horario de carga y descarga estipulado en este céntrico espacio de la ciudad se plantea en un horario de 7.00 a 11.30 horas de la mañana. La velocidad de acceso de los vehículos no puede ser superior a 20 km/h con prioridad de peatones, y solo se permite acceder a vehículos de hasta 3.500 kilos de peso en la Plaza Mayor.

Final de obras
El alcalde realizó este anuncio durante la visita al final de las obras de pavimentación de esta céntrica plaza. Recordó que «el grueso de las obras terminará a finales de enero a falta de algunos remates como la rejilla de ventilación o alguna parte de iluminación de la plaza y la fachada del Ayuntamiento». Recordó que se ha actuado sobre la superficie de 8.200 metros cuadrados y en las losas de caliza del Paseo del Espolón, frente a la Diputación Provincial y ha supuesto una inversión de 2,79 millones de euros.

«Por fin acabamos con el problema que teníamos con el viejo pavimento de clínker rojo que tantos problemas nos ha dado y ganamos en seguridad y estabilidad, completando así la actuación realizada en su día en la Plaza Santo Domingo y en Entremercados». Además de los cambios del pavimiento, ahora granito rojo y caliza negra, se ha realizado un cambio de todas las canalizaciones y servicios generales como el espacio para el despliegue de cableado de fibra óptica.

Respecto al aspecto grisáceo que ha tomado la plaza el alcalde se mostró «encantado» con el nuevo aspecto de la Plaza Mayor y que es algo que «me transmiten gran parte de los vecinos». Señaló sobre las críticas que «no aspiro a que le guste al señor Fernández Santos, respeto mucho su opinión pero para gusto los colores. Eso si yo estoy todos los días en la Plaza Mayor y recibo felicitaciones pero claro, para gustos los colores, en cambio sí me trasladaban el desastre que teníamos con el clínker que otros pusieron».
Una vez abierta al completo la plaza seguirán los trabajos sobre la iluminación y la rejilla. Respecto al alumbrado se mantiene la ubicación de seis farolas y faroles pero se cambia la luminaria por otras de tecnología led. En las zonas con menor nivel de luz se reflejan formas geométricas que marcan varios itinerarios y están situadas en edificios perimetrales. Se han dejado suspendidos faroles en los soportales para iluminar el interior y proyectar algo de luz a la plaza.

También se ha iluminado la estatua de Carlos III y se procederá a una modernización del sistema de iluminación de la fachada del Ayuntamiento. Ésta no estará lista hasta marzo o Semana Santa pero contará con proyectores lineales tipo Graze RGB que permite resaltar las formas arquitectónicas y jugar con un abanico de colores que «nos permitirán jugar con los colores de iluminación para responder a las demandas de diferentes colectivos sociales que nos piden iluminar la fachada con los colores que mejor les representa algo que ahora es técnicamente complicado», explicó.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile