El Correo de Burgos

Burgos

Los pisos de alquiler turístico siguen al alza con menos rentabilidad

Los alojamientos turísticos en AirBnB pasan de 157 a 186 en un año / Los propietarios sacan de media 835E al mes, un 15% menos

22/07/2018

Burgos
Casi una quinta parte más y en menos de un año y manteniendo prácticamente la rentabilidad. Son las cuentas del estallido del negocio del alquiler turístico privado en la capital burgalesa desde el verano pasado a los inicios de esta época estival, en la que un total de 334 viviendas se ofrecen completas o por habitaciones a los visitantes de la ciudad de Burgos. Y eso sin contar con otras alternativas más recientes y menos conocidas como es el couch surfing, que viene a ser que alguien ‘presta’ su sofá a un turista, aunque puede haber compensación económica por medio.
Y es que quien tiene un pisito o una habitación vacíos en el centro puede tener un tesoro si es capaz de ponerlo en el mercado y atraer a posibles inquilinos temporales moviéndolo en internet.
La reina de todas las plataformas de internet que se dedican a poner en contacto a alquiladores con turistas es AirBnB. Existen otras opciones como Wimdu, Homelidays o Hundredrooms, que se especializa en el alquiler de apartamentos vacacionales y casas rurales, pero prácticamente la totalidad de los pisos turísticos están en la red y sólo son los propietarios que se toman esta actividad como algo más profesional los que mueven sus pisos en otras plataformas en internet.


Tomarse estas molestias cunde. De media 835 euros al mes, una cifra que ha descendido un 15,6% respecto al verano pasado, ya que se ha incrementado en un 18,47% el número de alquiladores al correrse la voz y comprobarse que este tipo de negocio estaba rindiendo en agosto de 2017 una media de 990 euros mensuales. Y en la mayoría de los casos, libres de impuestos.
Hoy la cifra de pisos de alquiler en AirBnB en la capital burgalesa se ha disparado hasta los 186 alquileres activos registrados en esa web en la ciudad esta misma semana, más del doble que hace un año cuando ‘sólo’ se contabilizaban 157 viviendas de uso turístico.
Y no sólo hay más pisos, sino que también hay más clientes, a los que, además, la noche de estancia en el piso completo o en habitación individual o compartida les sale más cara. De media, son 70 euros por persona y noche la tarifa actual, incluyendo el recargo que se suele cobrar por la limpieza del apartamento, cuando hace sólo once meses se estaban cobrando 63 euros.
Al crecer la competencia, también se ha ido profesionalizando algunos de los usuarios más activos y se ha detectado una mejora de las instalaciones que ponen en alquiler y, de hecho, las empresas que se dedican a los trabajos de reforma en edificios del centro histórico también se han beneficiado del estallido de este fenómeno turístico, que en sus orígenes se basaba en un tipo de economía colaborativa entre el alquilador y el inquilino. Hoy es un negocio en alza que tiene desquiciado al sector hotelero y descolocadas a las administraciones públicas, incapaces de regular una marea imparable. De hecho, el crecimiento medio anual de los últimos cinco años en el mundo del alquiler turístico privado en Burgos ha sido del 68%, según las cifras que maneja Market Minder, una consultora especializada en auditar a la plataforma AirBnB.


Más profesionales
De un año para acá, esa mayor profesionalización de la oferta se refleja en el hecho de que se ha duplicado el total de viviendas que se dedican por completo al alquiler que pasan del 18 al 36%, aunque siguen siendo mayoría los propietarios que las ponen en el mercado sólo en determinadas épocas del año y la mayor parte de los apartamentos pasan menos de tres meses al año alquilados.
Dos tercios de las casas que se ofertan en AirBnB salen en alquiler completo. De forma que el alquilador pone a disposición del inquilino todo el piso, lo que viene a indicar que este mercado está sustentado por la existencia de viviendas vacías, principalmente en el centro de la ciudad, a las que se les ha dado un uso turístico.
La vivienda tipo que más se alquila en la ciudad de Burgos cuenta con al menos dos habitaciones (2,2 de media) y tiene espacio para cuatro o cinco personas (4,8 en promedio). Las que más salida tienen son las de dos habitaciones, seguidas de las de tres estancias y las individuales, según los datos que ofrece la plataforma Market Minder, especializada en ofrecer estadísticas de AirBnb para que los propietarios puedan evaluar su gestión y su competencia.
La primavera y el verano son la temporada alta para este negocio y las cifras de Airdna lo demuestran, ya que dos tercios (66%) del parque de pisos turísticos están reservados entre uno y tres meses al año y, por el lado contrario, sólo el 6% del total tiene reservas de 7 a 9 meses del año. Eso en cuanto a las operaciones de alquiler consumadas, pero coincide en que más de la mitad de los pisos sólo aparece en la plataforma Airbnb de uno a tres meses al año y sólo un 17% está en la web más de siete meses.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile