El Correo de Burgos

Burgos

PP, Cs y Vox se oponen a que Burgos sea capital del castellano

Consideran «excluyente» la moción de Podemos y plantean una red cultural para expandir el idioma

21/09/2019

Rosario Pérez (Ciudadanos), José Antonio Antón (PP) y Fernando Martínez-Acitores (Vox). D. S. M.Rosario Pérez (Ciudadanos), José Antonio Antón (PP) y Fernando Martínez-Acitores (Vox). D. S. M.

D. S. M.

Los grupos municipales que conforman el bloque de centro-derecha en el Ayuntamiento de Burgos se oponen de pleno a que la ciudad sea declarada como capital del castellano. La propuesta planteada por Podemos, a debate en el pleno del lunes, resulta «excluyente» porque genera «diferencias» entre territorios. Partiendo de esta premisa, el concejal del PP, José Antonio Antón, presentó ayer una moción de urgencia consensuada por los ‘populares’, Ciudadanos y Vox para expresar su rechazo al «populismo» de la formación morada y plantear una serie de medidas alternativas para que Burgos se consolide como «referente internacional» del idioma.

Junto a Rosario Pérez (Cs) y Fernando Martínez-Acitores (Vox), Antón lamentó el «provincianismo» de Podemos al promover planteamientos «oportunistas» que «buscan el aplauso fácil». En su opinión, la formación liderada por Raúl Salinero ignora el «inmenso escenario de posibilidades que abren ante los burgaleses y ante todos los que vivimos en Castilla y León». De igual manera, consideró que esta moción margina a los habitantes de territorios limítrofes también ligados a los orígenes del castellano.

A este respecto, el concejal ‘popular’ subrayó que el «área de expansión» del castellano desde su cuna, Valpuesta, abarca a otros territorios vecinos como Álava, Cantabria y La Rioja. Asimismo, recordó que el Estatuto de Autonomía de Castilla y León ya reconoce la «singularidad» de la aldea burgalesa porque en su preámbulo menciona los famosos cartularios junto a la Nodicia de Kesos, el escrito en lengua romance localizado en el siglo X en el monasterio de San Justo y Pastor de Rozuela (León).

«Ningún territorio puede apropiarse de nuestro idioma», prosiguió Antón sin obviar la «importancia» de Burgos a la hora de expandir una lengua que podría alcanzar los 530 millones de hablantes en 2050. No en vano, defendió la necesidad de crear una «ruta» capaz de integrar «patrimonio, monasterios, claustros, palacios, bibliotecas y literatura» desde la ciudad y el resto de la provincia.

Precisamente, ese «proyecto global» que arrancaría desde Burgos es una de las medidas planteadas por las tres formaciones de la derecha municipal. Su principal objetivo, en contraposición a los grupos «minoritarios y oportunistas» que tratan de generar «crispación» y «monopolizar el legado cultural y patrimonial de nuestra provincia y región», es multiplicar las «sinergias y resultados» a la hora de promocionar el origen del castellano desde centros culturales y académicos como el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua (ILCyL), la Universidad de Burgos (UBU) o la Universidad de Salamanca (USAL).

Ese sería el punto de partida para que el Ayuntamiento reclame al Gobierno, «a la mayor brevedad», apoyo económico para fortalecer «el fomento del español en la región que lo vio nacer y en comunidades que lindan con la nuestra». De forma paralela a este proyecto «común y transversal», que se complementaría con un itinerario cultural que permita «fija población» y «hacernos más universales», la proposición conjunta del Partido Popular, Ciudadanos y Vox también reclama un proyecto de «impacto cultural, educativo, patrimonial y de fomento de las industrias culturales basadas en el origen del castellano». Para ello, se requerirían inversiones en «lugares emblemáticos» como la sede del ILCyL o el Hospital de la Concepción para potenciar aún más la «investigación» sobre el castellano y su «origen». De hecho, los tres grupos coinciden en que ambos enclaves pueden ser un «referente» para la «recepción de alumnos extranjeros».

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile