El Correo de Burgos

Burgos

ESPECIAL FORMACIÓN / CENTRO DE ESTUDIOS SALLÉS

Primeros pasos tanto para alumnos como para profesores

El Centro de Estudios Sallés se estrena con incertidumbre pero también con ganas

21/09/2019 PAULA GIL

Las instalaciones del centro se ubican en la calle Carmen Sallés.Las instalaciones del centro se ubican en la calle Carmen Sallés.

ISRAEL L. MURILLO

El Centro de Estudios Sallés está de estreno dado que desde finales de la época estival, sus fundadores, Alejandro Martínez y Jimena del Pozo, decidieron ponerlo en marcha. De esta manera, no solo los alumnos afrontan el nuevo curso con muchas ganas e ilusión, sino que ellos también se sienten identificados con esas sensaciones.
Las instalaciones ubicadas en la calle Carmen Sallés junto a la avenida de Castilla y León de la capital burgalesa abarcan todo tipo de materias desde las la lengua castellana hasta el dibujo técnico.Sin embargo, inglés, matemáticas y física y química son las asignaturas que más demanda abarcan desde que se han adentrado en esta aventura.
Y es que aunque gran parte del alumnado curse Primaria, Secundaria y Bachillerato, también imparten diversas asignaturas de carácter universitario como estadística, cálculo o álgebra lineal.
Martínez y Del Pozo cuentan con una gran trayectoria a sus espaldas, puesto que ambos estaban embarcados en otros proyectos antes de fundar esta academia. Es por eso, que una gran cantidad de alumnos se han desplazado hasta el nuevo inmueble para continuar su aprendizaje con ellos. «Siempre se prefiere aprender mientras estás a gusto», señaló uno de los fundadores, quien apuntó que al impartir las clases en grupos de cinco personas como máximo, el importe resulta más económico.
Explicó también que esta cifra está pensada para que las clases sean «específicas» en las que es importante disponer de tiempo suficiente para atender a cada uno de los usuarios puesto que «razonan de una manera diferente».
Asimismo, Martínez señaló que la capacidad de adaptación de los alumnos de Secundaria es, en muchas ocasiones, mayor que la de los universitarios dado que estos últimos muchas veces «solo quieren aprobar el examen y fuera». Sin embargo, escolares de Bachillerato cuando «ven que entienden una asignatura y qué es fácil se motivan un montón».
Ambos expertos en la materia, señalaron que este proyecto no se debe a la falta de empleo, puesto que ambos estaban trabajando anteriormente, sino a los «chanchullos» que tenían que soportar en otros negocio. Aseguran que esa fue la razón que los ha impulsado a la hora de crear el Centro de Estudios Sallés, por lo que Martínez y del Pozo se han dado de alta como autónomos y ahora comienzan una nueva aventura. «Me harté de estas tonterías», apuntó él.
Así las cosas, esta nueva andadura se ha hecho de rogar, dado que ha pasado un año desde que empezaron a buscar el local en septiembre del pasado año.Finalmente, ya es una realidad. Comentaron que empezar siempre «cuesta» y que la incertidumbre planea sobre ellos pero de momento «estamos tirando hacia delante».
De cara a un futuro cercano, la pareja ansía que «nos vaya bien y que cada vez vaya viniendo más gente» a la vez que los alumnos «aprenden y están contentos». De momento, el equipo de profesionales está compuesto únicamente por Martínez y Del Pozo, aunque son conscientes de que si la cantidad de alumnos incrementa, el centro también lo tendrá que hacer en servicios.
Y es que aunque a largo plazo no se han marcado ningún objetivo en concreto, ambos aspiran a hacerlo lo mejor posible.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile