El Correo de Burgos

Cultura

FESTIVAL ESCENA ABIERTA

Una película de amor para el arrebato

El burgalés Santiago Cartujo estrena ‘El camino de Santiago’, su «epitafio» cinematográfico, seguido de un concierto de Romo y Los Cromos

12/01/2018 A.S.R.

Santiago Cartujo, junto al cartel del largometraje, ayer durante la rueda de prensa.Santiago Cartujo, junto al cartel del largometraje, ayer durante la rueda de prensa.

Raúl Ochoa

La belleza es el presente y el amor es todo es la frase que guía los sesenta minutos del largometraje El camino de Santiago, el «epitafio» cinematográfico de Santiago Cartujo, que se estrena esta noche en El Hangar (22.30 horas, 6 euros) en el marco del Festival Escena Abierta. El director burgalés, un hombre del Renacimiento, definición de Beatriz Rodríguez (Fundación Caja de Burgos) que gustó al retratado, sale de su retiro y se vuelve a poner bajo los focos para presentar una película de amor, «una sinfonía».

«Para mí era muy importante que tuviera una gran dosis de amor. Ya nadie habla de amor, parece que está pasado de vueltas», observa sobre el que, dice, es su último trabajo, que empezó a rodar en 2016.
«Era una película muy pequeña, sin involucrar a mucha gente, quería sentirla y sentirme a mí mismo, ver en el punto que estaba yo en ese momento», recuerda el cineasta, músico, teatrero y pintor sobre los inicios de esta cinta que sufrió un parón de cuatro meses por culpa de un final que se resistía. «Debía ser claro, conciso, que cerrara la obra», añade convencido de que, guste o no el resto, el final «es espectacular» y aventura que la gente saldrá cantando como ocurre con La vida de Brian.

El camino de Santiago, un título que nada tiene que ver con la ruta jacobea, más allá de la pincelada de su grabación en Burgos y Castañares, pone su mirada en la propia senda vital del propio Santiago Alonso Velasco, es decir, Santiago Cartujo. «No es una película masturbatoria sobre mí, sino sobre mí y mi entorno», matiza.

El largometraje, enumera su autor, se construye a partir del uso de la cámara como si fuera el ojo del cineasta y también una estilográfica que toma notas de lo que ocurre y la utilización de fragmentos de grabaciones anteriores de distintos formatos, entre ellos, vídeos caseros. Un baúl de los recuerdos que sirve para ver el antes y el después de reflexiones sobre el amor y otros asuntos de distintos personajes, desde su sobrina al músico Javier Romo, «mi maestro, otro hombre del Renacimiento, al que dedico esta película».

Capitaneado por el absurdo cartujista, identifica un abanico de géneros en el filme: «Incluye el diario filmado, el falso documental, el documental y un discurso con un principio y un final». Y avisa al público: «No va a ver Torrente 9 ni Misión imposible 4». Aunque está seguro de que le fascinará tanto como a él. El autor de Lo que necesitas es un gorro (2005), con la que llegó a la Berlinale, se declara arrebatado por su nueva creación.

El estreno de El camino de Santiago se completa con un concierto de Javier Romo y Los Cromos, grupo formado por Ignacio García Viedma (teclados), Javier Martínez Cob (bajo) y Javi Perkins (batería y percusiones).

Su música pondrá la banda sonora a la última vuelta al ruedo de un artista todoterreno que asegura que se corta la coleta al tiempo que advierte de que los toreros siempre vuelven. Alicientes para hacerlo tiene. Mantiene en el cajón una obra inédita, Flores y semillas, que no descarta rescatar en un futuro. Quién sabe. Santiago Cartujo es un personaje impredecible. Y ahora defiende que la vanguardia es una película de amor.

La urgencia de llamar a las cosas por su nombre
Dos años después de presentar Hostiando a M., Agnés Mateus vuelve al Escena Abierta con Quim Tarrida para presentar Rebota, rebota y en tu cara explota en el Fórum Evolución hoy (20.30 horas) y mañana (22.30 horas). En este nuevo montaje, la creadora urge a llamar a las cosas por su nombre: «Las mujeres no perdemos la vida, a las mujeres nos asesinan. Vamos a empezar a llamar a las cosas por su nombre. Hay que perder el miedo a palabras como asesinato, suicidio, muerte, chiste fácil, mierda seca, metástasis, leucemia, calvicie, gordura, grano de pus, hemorroides, caca, asfixia, menosprecio, aborto, eutanasia, poligamia, vientre de alquiler, adulterio, vómito, moco seco, colonoscopia y amor».

ESPECTADORES FIELES Beatriz Rodríguez: «Es el pistoletazo de salida de un nuevo año para disfrutar de la cultura»

Beatriz Rodríguez acude año tras año desde no sabe cuándo al festival, por motivos profesionales, trabaja en el área de Educación y Cultura de la Fundación Caja de Burgos, y por placer.

Pregunta- ¿Qué significa el Escena Abierta para la vida cultural de la ciudad?
Respuesta- El pistoletazo de salida de un nuevo año para disfrutar de la cultura y, además, es expectación, diferenciación, referencia nacional, innovación, contemporaneidad, vanguardia…

P.- ¿Cuál es su punto fuerte?
R.- La diversidad de formatos, de espacios escénicos y de públicos.

P.- ¿Y el débil?
R.- Está feo criticar.

P.- No si la crítica que se hace es constructiva...
R.- Las críticas constructivas no existen (ríe). Pero quizás, el frío que hace para ir de un espacio escénico a otro (ríe).

P.- ¿Qué espectáculo recordará siempre?
R.- ¿Solo uno? De cada edición tengo mi favorito.

P.- ¿Cuál fue su preferido en la última edición?
R.- Dystopia, de Panicmap

P.- ¿Y cuál jamás se volverá a sentar a ver?
R.- Ejercicios de amor, de El Pont Flotant. Estuve todo el rato de pie. ¡Me encantó! (ríe).

P.- Se quedó con los ojos como platos después de asistir a...
R.- Y por qué John Cage? La de cosas que se pueden decir sin palabras.

P.- ¿Con cuál creyó que le tomaban el pelo?
R.- El secreto, de Teatro del Aire. Había que bailar, además agarrados… Se me da fatal, no fui capaz ni el día de mi boda (dice perpleja).

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile