El Correo de Burgos

Cultura

Exposición

Todos los colores del paisaje

El salense Rubén González Arroyo alardea de paleta cromática y de pincelada vibrante en ‘Horizontes’, que ocupa el Arco de Santa María hasta el 11 de febrero

14/01/2018 A.S.R.

‘Horizontes’ se compone de 75 pinturas de distintos formatos y con la naturaleza como auténtica protagonista.‘Horizontes’ se compone de 75 pinturas de distintos formatos y con la naturaleza como auténtica protagonista.

Santi Otero

Rubén González Arroyo combina la creación pictórica con la enseñanza.Rubén González Arroyo combina la creación pictórica con la enseñanza.

Santi Otero

Negros nubarrones, grises tristones, azules inquietantes, añiles pizpiretos, fucsias imposibles, blancos juguetones, verde que te quiero verde, naranjas abrasadores, amarillos escénicos, morados lánguidos y enrabietados, rosas enamoradizos... Todos los colores bailan en los paisajes de Rubén González Arroyo que componen Horizontes, la exposición que ocupa el Arco de Santa María hasta el 11 de febrero.

Imponentes vistas de montaña, mágicos caminos dibujados en la nieve, misteriosos árboles que se esconden de la niebla, playas bañadas por mares en calma, explosiones primaverales, tímidos bosques otoñales... El espectador tirita de frío, siente el sol en la cara, escucha el silencio de la montaña o el suave runrún de la espuma de mar en esta colección de 75 obras en las que el pintor salense alardea de paleta cromática y pincelada vibrante.

«El paisaje es el lugar en el que más cómodo me siento. Hay unos más identificables y otros inventados. Van desde la figuración, con una pintura más clásica, a algo más fresco, suelto o moderno», destaca González Arroyo al tiempo que reconoce el peso del color en esta muestra que ha preparado en solo cinco meses y en la que se asoman piezas muy coloristas junto a otras más sombrías en un torbellino de emociones. Impresionantes aparecen las seis pinturas que ocupan el piso superior con una paleta oscura, de negros, grises, azules oscuros trufados con tímidas y sugerentes pinceladas rosas y verdes, y se hace fuerte la nieve, un tema especialmente sugerente para el creador serrano: «Es muy plástica, admite muchas tonalidades, se contamina de muchos colores y la puedes pintar en azules, morados, rojos, verdes...».

La frescura que destilan estas piezas se corresponde con la inmediatez de su ejecución. «Pinto muy rápido, muy espontáneo, no tengo paciencia como para estar mucho tiempo con una obra y empiezo manchando con acrílico y cuando tengo la idea clara remato con óleo. No llevo ningún plan preconcebido», comenta el autor que se reconoce muy eléctrico frente al caballete. «Yo me quedo con la primera intención. Para mí si retocas, resobas, la mancha pierde la gracia», añade el artista que empezó a pintar con 10 años.

Ahora tiene 40 y se ha convertido en una necesidad que alimenta a diario. Sus pinitos fueron en la Escuela Municipal de Pintura de Salas de los Infantes con Emiliano Marlasca, ya fallecido, después estudió Bellas Artes en Salamanca y cuando regresó al terruño le ofrecieron hacerse cargo de las clases que dejó su maestro. Vive encantado en su pueblo con un pie en el aula y otro en el estudio.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile