El Correo de Burgos

Deportes

BALONCESTO / ACB

Nueva oportunidad en casa

El San Pablo Burgos necesita la victoria frente al Betis, un rival directo por el momento / Los azules quieren mostrar en el Coliseum las buenas sensaciones transmitidas a domicilio / John Jenkins realizó parte del último entrenamiento y se vestirá de corto

14/01/2018 DIEGO ALMENDRES

El San Pablo Burgos recibe al Betis.El San Pablo Burgos recibe al Betis.

ECB

BURGOS
Hasta ahora, la trayectoria del San Pablo Burgos se resume en un constante vaivén de sensaciones. Las victorias alimentan el alma de un equipo que, de la misma manera, parece abocado al desastre en cada tropiezo. Diego Epifanio ‘Epi’ también percibe esos giros bruscos en el ánimo del entorno y advierte del peligro de las montañas rusas emocionales. «No son buenas», subraya el entrenador local.

«El equipo está centrado en su objetivo y tiene los pies en el suelo tanto cuando jugamos bien en pistas difíciles como cuando tenemos un mal partido en casa», explica Epi para destacar la «tranquilidad» que transmite el plantel. «Sabemos lo que somos. Tenemos claros nuestros puntos fuertes, nuestros puntos débiles y creemos saber cuál es el camino para competir cada jornada», zanja.

El San Pablo Burgos asume que el partido de hoy frente al Betis encierra una gran importancia pero, pase lo que pase, no será definitivo. La victoria oxigenaría a un proyecto en disposición de cerrar la primera vuelta con un balance esperanzador. Mientras, la derrota exigiría a los locales un nuevo sobresfuerzo en el futuro inmediato.

Después de hoy aún quedará la mitad de la liga más un partido. Eso sí, la permanencia se gana en este tipo de duelos. «Nos enfrentamos dos equipos que no han empezado bien y que están dando señales de buen juego en las últimas jornadas», apunta Epi, quien destaca el crecimiento del combinado hispalense.
«El Betis es uno de los mejores conjuntos en ataque de las últimas cinco jornadas. Ha mejorado su porcentaje de tiro, es muy ofensivo y tiene mucha calidad individual. El entrenador le ha dado sus señas de identidad y esa alegría ofensiva se contagia a la defensa. Se verá un buen espectáculo», señala.

Ya se ha visto en situaciones parecidas el CB Miraflores a lo largo de esta campaña y en su momento salió airoso de compromisos clave como los vividos en Bilbao, Badalona y Andorra. Sin embargo, el reciente descalabro protagonizado frente al GBC alerta a un Coliseum aún confiado en que su equipo ofrezca la mejor versión en casa. «Tenemos que trabajar nuestras cabezas para cambiar ese chip. El año pasado teníamos la fama de que solo jugábamos cómodos en El Plantío y este año ha variado la situación», analiza.

La plaza de toros adaptada de El Plantío debe ser uno de los grandes aliados de la causa, sino el mayor. Por eso, la plantilla azul asume la importancia de convertir esa presión añadida de forma inconsciente en una baza fundamental que marque la diferencia en partidos como el de hoy. «Como locales no está costando, pero intentaremos dar la vuelta a la situación. Tenemos a la mejor afición y su apoyo debe ser un arma más, no debemos convertirlo en un miedo perjudicial para nosotros», aclara.

El San Pablo-Betis es, sobre el papel, un duelo directo en la lucha por la permanencia. Así lo dicen los números y la clasificación. Sin embargo, el remozado proyecto sevillano parecer tener reservado un lugar más cómodo en la segunda vuelta. Así lo desea también el equipo burgalés una vez pagado el peaje reservado al novato. De esta manera, Epi no ve en los verdiblancos a un candidato a sufrir hasta el final. «A final de temporada no sufrirá por el descenso. Cuando queden pocas jornadas ya hablarán de que se han salvado», vaticina antes de centrarse en «sujetar el talento y los puntos fáciles» del rival. «Tenemos que ser nosotros mismos, compartir el balón y sacar ventajas. No debemos ponernos nerviosos y competir cada segundo», indica.

Después de una semana complicada, el San Pablo Burgos celebra la recuperación de todos sus jugadores tocados. Solo el ya descartado Felipe dos Anjos arrastra molestias en un plantel que ha dejado atrás un mal momento.

John Jenkins llegará justo a tiempo para ayudar al equipo burgalés. El americano, KO durante cinco días por el efecto de un virus, pudo completar parte del entrenamiento de ayer y hoy se sentará en el banco. Aún se encuentra débil y sin fuerzas, pero se vestirá de corto por si fuera necesaria su participación en el partido.

La presencia de Jenkins ha estado en el aire hasta el final. La mejoría experimentada por el jugador en las últimas horas multiplica las opciones de un San Pablo Burgos que también contará con los renqueantes Huskic, López y Gailius. Toda ayuda es poca para superar con éxito la difícil misión de vencer a un Betis que cotiza al alza.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile