El Correo de Burgos

Deportes

FÚTBOL / Segunda B

La victoria como bálsamo

El Burgos CF necesita los tres puntos en juego ante el Lealtad para frenar la escalada de inestabilidad que rodea al proyecto -17,00-

14/01/2018

Carlos Álvarez conduce el balón durante un partido.Carlos Álvarez conduce el balón durante un partido.

RAÚL OCHOA

BURGOS
Bajan revueltas las aguas en un Burgos CF obligado a encontrar la calma a través de las victorias. El proyecto deportivo muestra sus costuras en esta fase del curso en la que las dudas comienzan a generar ansiedad.

La irregularidad en los resultados, la ausencia de refuerzos en el mercado invernal, la falta de noticias un año después en torno a algunas promesas electorales referentes a la estructura y organización del club y una política de comunicación basada en la ausencia de comunicación agrietan el casco de una nave que todavía puede enderezar el rumbo.

La situación, desde luego, no es para alarmarse. Sobre todo, teniendo en cuenta de dónde viene un club instalado en la mediocridad y aliviado por salvar el pellejo en la eliminatoria por la permanencia. Sin embargo, el profundo bache de resultados que atraviesa el equipo y las últimas declaraciones de Patxi Salinas enrarecen el ambiente en las horas previas al partido que disputará esta tarde el Burgos CF contra el Lealtad -El Plantío, 17,00 horas-.

Todos los estamentos de la entidad blanquinegra pasarán hoy su particular examen después de los últimos acontecimientos. El técnico, cada vez más cuestionado ante la falta de regularidad, ha puesto el foco en los responsables de la entidad mientras espera la llegada de los fichajes prometidos.

Ni siquiera la convincente victoria lograda entre semana en Copa Federación sirvió para frenar la escalada de inestabilidad que rodea al proyecto ante la falta de victorias. Al contrario. Por eso, el Burgos confía en encontrar la respuesta necesaria a esta incómoda situación dentro del terreno de juego. Enfrente espera un rival dispuesto a pescar en río revuelto.

Cierto es que el Lealtad tampoco atraviesa, precisamente, un buen momento. El combinado asturiano acumula 11 partidos sin ganar y su último triunfo se remonta al 15 de octubre, cuando se impuso al Real Unión por 1-0.

A los burgaleses solo les vale la victoria en este encuentro si quieren remontar el vuelo, controlar las dudas generadas y seguir el ritmo impuesto por sus rivales directos en la lucha por disputar el próximo play off de ascenso a Segunda División. De momento, cuatro puntos separan a los blanquinegros de los puestos de privilegio y el margen de error se ha agotado en esta fase inicial de la segunda vuelta del campeonato liguero.

«Son tres puntos muy importantes», reconocía días atrás un Patxi Salinas que no quiere añadir más presión a su equipo. «Si empezamos a tener ansiedad cuando faltan 18 partidos para el final esa dinámica no será buena para el grupo. Estamos generando una tensión que no es buena», advirtió.

Por eso, el técnico destaca la importancia de despejar todo tipo de dudas. «Hemos entrado en una fase como de temor. Y eso no puede ser. En el grupo estamos tranquilos», explicó. Solo así el proyecto resolverá sus problemas, como lo es la falta de gol. «Quizás los delanteros tienen cierta ansiedad porque no llegan los goles y eso genera precipitación», lamentó.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile