El Correo de Burgos

Opinión

EL EQUILIBRIO DEL TREN

El año del perro

20/02/2018

EL PASADO viernes tuvo lugar la celebración más importante de la cultura china. Se le llama Año Nuevo Chino, Festival de Primavera o Año Nuevo Lunar u llega cada año a mediados de febrero, cambiando de fecha como cambia la Cuaresma en la religión cristiana., esto es: con la llegada de la luna llena.
En la cultura china, a cada año se dio el nombre de un animal y así surgieron Ratas, Dragones, Bueyes Cabras, Conejos, Perros, Monos, Gallos, Caballos Tigres, Serpientes, o Jabalíes, animales que imprimen su carácter a cada año incorporándole sus características vitales.
Aun cuando la celebración dure unas dos semanas, unos días antes comienza una migración que hace que se mueva de un lado a otro del país una infinidad de personas que lo atraviesan de punta a punta, para poder llegar a casa de su familia en la víspera del día de Año Nuevo.
Los chinos aprovechan estas fechas, para cambiar su tradicional talante tranquilo y adornan todo con flores y farolillos de color rojo, compran ropa nueva y después de limpiar su casa profundamente, tiran las cosas viejas, estimando qué, con ello despiden la mala suerte del año pasado. En la calle, ruidosos fuegos artificiales espantan a los malos espíritus y grandes cabalgatas animan la celebración, no faltando los leones bailarines o los dragones de más de 25 metros de largo que reparten la suerte a aquellos a quienes toquen con su boca. Sí, sí, al igual que los bailes de Gigantillos de Burgos son habituales las competiciones de baile entre dragones y leones.
La actual sociedad occidental ha aceptado esta nueva cultura y en aquellos lugares donde existe alguna íntima vinculación, organiza sus propios eventos para celebrar igualmente la llegada del Año Nuevo Chino. En España sin llegar al nivel de ciudades como Londres o Nueva York, prácticamente todas las capitales celebran de alguna manera actos para conmemorar esta festividad. Burgos, no podía ser menos y la asociación ANDENI Burgos ha organizado como todos los años su comida de recibimiento del Año Nuevo Chino con una comida en la que personas con una especial vinculación personal y afectiva con ese país brindaron por el nuevo año. Allí se pronosticó que este Año del Perro será un año positivo y complejo. A los nacidos en los años del perro se les auguró un crecimiento notorio en sus relaciones amorosas, un aumento de su encanto personal o una vida más emocionante y romántica, además de garantizar la inexistencia de percances importantes con ningún miembro de la familia. Si usted es uno de ellos, aproveche. Esta situación solo se da una vez cada doce años.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile