El Correo de Burgos

Opinión

SOBRAN LAS PALABRAS

La brecha se agranda

01/02/2019

Las mujeres burgalesas se están quedando atrás en la incorporación al mercado laboral. La supuesta salida de la crisis tampoco aplica criterios de igualdad y esta situación hace que la brecha siga creciendo imparable. Y no se ve por ningún lado alguna medida específica para esta mitad de la población, una cuestión que debería estar despertando ya todas las alarmas.


Las mesas del diálogo social en las que están representadas las administraciones y los agentes sociales (patronales y sindicatos) han planteado medidas para el fomento del empleo en los últimos años. Además, se han fijado en colectivos especialmente golpeados como los trabajadores del sector de la construcción, los parados de larga duración, los mayores de 55 años, los jóvenes, pero nunca ha habido planteamientos específicos para las mujeres.


Los datos mensuales del Servicio Público de Empleo muestran claramente las diferencias, cómo los hombres van accediendo a un trabajo a un ritmo superior al de las mujeres y la reciente Encuesta de Población Activa lo corroboraba. Así, la tasa de paro por sexos es de un 7,4% en el caso de los hombres y más del doble, un 15,19%, corresponde a la de ellas.


De los 6.827 parados de larga duración (aquellos que ya acumulan más de un año como demandantes de un empleo) de la provincia de Burgos, 4.458 son mujeres. Esta cifra representa que el 65,3% de los parados de larga duración son mujeres, casi siete de cada diez personas que permanecen en este colectivo pertenecen al sexo femenino.


Muchos de esos planes de empleo que ponen en marcha las administraciones tienen difícil encaje para el acceso de las mujeres.En el caso de la capital burgalesa se buscan personas para componer las brigadas forestales o para hacer trabajos de mantenimiento en edificios municipales. Ahí se va el grueso de las contrataciones y son menos los puestos que a los que pueden acceder ellas.
Los sindicatos ya lo vienen advirtiendo, la industria burgalesa todavía no incorpora por igual a mujeres y a hombres y este sector representa uno de los principales empleadores en la provincia.
Las restricciones de los últimos años para reponer puestos en la administración pública ha provocado que esa salida laboral se haya reducido al mínimo. Y esos son puestos de trabajo de calidad que se han ido quedando en el limbo.


Para otro día hablamos de la precariedad de las contrataciones y si afectan más a las mujeres que a los hombres.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile