El Correo de Burgos

Opinión

SIN VENIR A CUENTO

Cálculos electorales

13/01/2019

ME JUEGO la extra de Navidad a que el regalo estrella de Reyes entre nuestros políticos ha sido una calculadora, científica y multicolor, para empezar a echar cuentas sobre posibles pactos tras las municipales. De cara a la galería, nadie se fía de las encuestas salvo que el viento sople a favor, pero de puertas hacia dentro cunde el pánico en las bancadas del Ayuntamiento, ‘indepes’ inclusive. Cada minuto es oro desde ya porque la intención de voto, en los tiempos que corren, es tan variable como impredecible.

Los que (casi) siempre ganan no las tienen todas consigo. Confían en mantener su representatividad en todos los municipios, pero saben que las candidaturas independientes y los ediles naranjas aspiran, como mínimo, a consolidarse en los feudos conquistados. Por si fuera poco, su versión más extrema también quiere jugar y posiblemente supere los dos alcaldes que ya sacó en los últimos comicios.

Mientras tanto, el principal grupo de la oposición debe esmerarse y dar la cara ante sus paisanos. Ciertas reivindicaciones ya no son tales y alguna que otra plataforma, como ‘Bureba es Futuro’, pide vez para preguntar «qué hay de lo mío». Difícil papeleta para los de Sánchez, que no pueden escorarse en las promesas cumplidas porque faltan muchas equis pendientes de tachar en la lista.

El equipo revelación que desde Cataluña dio el salto al resto del país tampoco respira tranquilo. La nueva competencia también les afecta y por eso, precisamente, se afanan en cerrar listas en el mayor número posible de localidades. Parten con la ventaja de que en los pueblos se vota a la persona y por eso tal vez tengan que hacer algún que otro retoque para que esa máxima de toda la vida no se convierta en un handicap.

¿Y la izquierda alternativa? Pues lo de siempre, de vuelta a las clásicas luchas internas tras el campanazo, fruto de la unidad, en las últimas municipales. Ahora cada cual va por libre, viendo solo la paja en el ojo ajeno, y con ‘almas libres’ señalando al fascio para regalarle votos sin pretenderlo. Y claro, el verdugo encantado porque ahora va de víctima. Se crece ante el boicot en su contra y parece olvidar que, hace cuatro días, hacía lo mismo con algún que otro grupo musical. En Burgos por escrito y en Valladolid, con pancartas, junto a formaciones cuyos ‘cachorros’ han tirado de navaja más de una vez contra todo aquel que viste o piensa diferente.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile