El Correo de Burgos

Opinión

EL EQUILIBRIO DEL TREN

Cuadrados

15/01/2019

HAY QUE tenerlos cuadrados, pero bien cuadrados. Eso es lo que parece observando al común de partidos políticos españoles echando todo lo que tienen, en contra del nuevo partido. No es nuevo. Ya ha pasado antes. Más que discutir las condiciones de idoneidad para su alojo en la política española, parece que ven venir a alguien que les ha quitado algo del poder efectivo que tenían anteriormente y además provocando paritariamente tanto signos de rechazo como abrazos de simpatía.

Los partidos no deben olvidar que los votos que ha recibido este nuevo partido son realmente votos antiguos en su mayoría lanzados a la urna por votantes que antes lo habían hecho a otros partidos, aceptando ahora propuestas que los otros no ofrecían.

Se les acusa de «anti-esto» o «anti-lo otro», sin parar a pensar que en muchos casos no han hecho ni la más mínima referencia hacia otros partidos del arco parlamentario que, en su momento, han colado sus propuestas y que no pasarían la prueba del algodón de la Ley de Partidos Políticos o mucho menos la Ley de Financiación de Partidos.

Aunque pueda parecer discutible, la realidad es que los partidos políticos deben estar en un permanente estado de alerta. En permanente estado de campaña electoral, viendo y tomando buena nota de lo que piden los posteriores votantes. Deben tomar nota en «tiempo de paz», sobre los intereses de los votantes, viendo que mejoras sociales piden y mostrarles el costo que ello puede llevar. Viendo si el funcionamiento del país se debe sostener en subidas masivas de impuestos o llegar a pactos imposibles para mantener el poder. Conociendo, en fin, el interés público que pueda tener el mantenimiento de gastos en expensas privadas o sangrías en subvenciones para asociaciones poco merecedoras de tal prebenda. Tal vez sería interesante que se planteasen la urgente necesidad de concluir que la sanidad debe ser igual (no equitativa, sino igual) en todo el territorio nacional. O que la educación no puede pasar por obtener disfunciones según la Comunidad en que se habite. En los posteriores mítines expondrían a su parroquia (no se olvide el voto cautivo no asiste a los mítines contrarios) sus soflamas y programas de gobierno y esos méritos quedarían manifestados en la presumible asistencia.

A la misma hora, PSOE y VOX han dado sendos mítines en Burgos y según los medios de comunicación aproximadamente han asistido más de 1000 personas al primero y casi 1000 al segundo. No tener en cuenta y estudiar profundamente este dato demuestra que, es evidente que los tienen cuadrados, pero que muy cuadrados.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile