El Correo de Burgos

Opinión

EL EQUILIBRIO DEL TREN

El equilibrio de 2018

08/01/2019

2018 comenzó con la aplicación de un suave artículo 155 y los policías metidos en un barco serigrafiado de piolines. Defensa vendió el terreno del Parque de Artillería y comenzaron las idas y venidas entre Ayuntamiento, Defensa y primera (luego segunda) empresas adjudicatarias. Una empresa aseguró que iba a hacer un concurso para escoger las mejores poblaciones de Castilla y León para ponerlas en un nuevo modelo de Monopoly (Que se sepa, nada de nada). Llegó febrero y “El Sevilla” y Leticia Sabater (antes del “polvorrón”) dieron las letanías en un frio y lluvioso carnaval burgalés. A poco de acabar el Año del Perro, conocimos al juez Llarena. Un burgalés encargado de llevar la instrucción de la causa contra los políticos independentistas catalanes. Todo un honor. La primera huelga general de mujeres llenó las calles de todo el país de proclamas y arengas a favor de la causa femenina, y a fe mía que lo han conseguido. La aparición del cadáver del niño Gabriel, removió los corazones de todos los españoles y sobre todo de los burgaleses al conocer que “la presunta” había sido una antigua burgalesa de adopción.


La Audiencia de Pamplona condenó a los miembros de “la primera Manada” -desgraciadamente han aparecido más- por abusos sexuales continuados con el agravante de prevalimiento. (A estas horas en libertad provisional a la espera de resolución de recursos). Los pensionistas, arengados desde muy altas instancias, salieron a la calle y se manifestaron eficazmente. Afortunadamente, los Bancos y sus líos con los cobros indebidos de cantidades por cláusulas suelos y gastos hipotecarios taparon un poco la vergüenza nacional de una Selección Española tocada por problemas administrativos y deportivos.


Las nuevas tecnologías nos hicieron conocer el término “fake news”, para significar una noticia falsa que salta a las redes con fuerza inusitada. Por ejemplo, la nominación de Puigdemont al Nobel de la Paz. Y llegando el verano Pedro Sánchez se hace con el poder, a costa del retiro forzoso de Rajoy, nombrando un gobierno guay con ministros en la “picota” desde el primer día. Dani Mateo, besó la Bandera con nariz mucosa y Ada Colau las volvió a tener “pardas” con Defensa. Acabando el año, Abascal a lomos equinos asaltó Andalucía con sus discursos poco convencionales, acercando a sus posiciones a más de 400.000 andaluces. Ahora las municipales y Lacalle repite. ¡Cuidadín!


Las efemérides es lo que tienen. Enseñan los altibajos y sustos variados de un período. 2018 ha sido un año convulso, pero atractivo, que ha demostrado que evolucionamos. Y por si fuera poco la joya burgalesa que está a menos de tres de cumplir los 800 años. Amables lectores, seguiremos en 2019.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile