El Correo de Burgos

Opinión

AL SERENO

Falta de interés en el AVE a Burgos

02/02/2019

ESTA SEMANA el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) utilizó un vehículo auscultador para comprobar que la línea ferroviaria de Alta Velocidad Madrid-Galicia es apta para la circulación de trenes en su trazado en el tramo Zamora-Pedralba de la Pradería. El vehículo auscultador láser Plasser EM-SA llegó procedente de Olmedo, en Valladolid, realizó sus comprobaciones y posteriormente realizó el chequeo en el trayecto inverso por la vía 2 antes de volver a su base de Olmedo. Esas verificaciones que se han llevado a cabo en la línea del AVE a Galicia están a más de medio año de distancia en el caso del AVE de Valladolid-Venta de Baños con destino final en Burgos. Mejor dicho, si se hubieran cumplido los últimos plazos oficiales, el vehículo auscultador de Adif tendría que estar recorriendo actualmente la línea del AVE a Burgos o, incluso, deberíamos estar ya en la fase de que Renfe estuviera realizando sus propias mediciones con las locomotoras de alta velocidad. En realidad, los sucesivos retrasos en la construcción de esta línea de ferrocarril han ido dejando atrás multitud de promesas de finalización. Se acumulan los plazos dados e incumplidos, una falta de precisión habitual en este tipo de obras, pero sangrante a falta de un porcentaje mínimo para terminar las obras y comenzar con las pruebas. Dudo seriamente de la determinación de Adif y el Ministerio por concluirla y que los trenes de alta velocidad lleguen a Burgos por la falta de interés real en acelerar el proceso, que se evidencia claramente en las declaraciones políticas que repiten una y otra vez que el AVE llegará a Burgos «a mediados de año» cuando se sabe fehacientemente que no será así. La reconstrucción del puente sobre el río Arlanzón en Frandovínez está a medias y tendría que haber concluido este mes de enero. Se perdió un tiempo precioso con trámites ante la CHD y ahora arrastra una nueva demora que pospone su finalización a la «próxima primavera», según la versión dada por Adif a este periódico. Habida cuenta de que ni siquiera está terminada la colocación de la cimbra que sustentará los tramos de hormigón del tablero del puente, es fácil adivinar que cuando hablan de primavera tienen en cuenta que el verano no llega hasta el 21 de junio. A mayores, la falta de prisas y de interés se aprecia en la lentitud, casi desidia, que se aprecia en el arreglo del segundo problema en la vía que impediría que circulen locomotoras que no es otro que un terraplén hundido en Palenzuela, cuya reparación ha permanecido en el aire durante muchas semanas en tanto se decidía qué solución dar y quién la ejecutaría. Una vez encargada Tragsa, han vuelto a pasar semanas sin que empiece la obra. Dudo mucho que primer AVE a Burgos llegue antes de 2020.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile