El Correo de Burgos

Opinión

SOBRAN LAS PALABRAS

La no feria de tapas

14/06/2018

Las idas y venidas, el boicot y el ahora sí quiero la feria de tapas, pero mejor si es no feria de tapas se han convertido este año en un serial que torna en drama a pesar de estar hablando de un acontecimiento festivo. Aquí somos más de quejarnos por todo que de disfrutar de lo poco que tenemos y así se nos pasa la vida girando en una rueda de hámster y, por su puesto, sin avanzar hacia ningún lugar concreto.

Este año parece que habrá una no feria de tapas, porque no se puede considerar feria al uso. No organizará el Ayuntamiento, no habrá concurso, ni jurado, ni una treintena o incluso más casetas. Hasta ahora parece que habrá 19 casetas y seis gastronetas que, como novedad, vienen a paliar la pobreza de la no feria.

En fin, que así estamos porque ni los políticos ni los hosteleros han sido capaces de encontrar una propuesta común que sea capaz de enriquecer la cita en lugar de seguir empobreciéndola. Si tiene beneficios, porque es capaz de sacar a la gente a la calle, y dado que los ciudadanos no van a encontrar actuaciones teatrales ni musicales con ese presupuesto que no llega para 10 días de fiesta, pues habrá que potenciar este evento que, además, no cuesta dinero al Ayuntamiento. Es extraño que un día el alcalde se vanaglorie de un presupuesto de altos vuelos y la ciudad se encuentre inmersa en un encefalograma plano cultural, turístico y festivo alarmante por falta de partidas e ideas.

Si se apuesta por celebrar la feria gastronómica habrá que hablar con los hosteleros, poner limitaciones dado que no todo vale y potenciar la calidad de las tapas. Y si no quieren, pues cada uno a su casa y a buscar otra propuesta, pero quedarse a mitad de camino entre celebrarla y no hacerlo no parece, a priori, muy buena idea.

Las partes llevan desde septiembre hablando en una comisión para mejorar las fiestas que claramente ha fracasado cuando a diez días de que comience San Pedro estamos inmersos en este serial. No parece lógico y profesional no haber logrado un acuerdo, tampoco que la mejora de la programación sea su continua desmejora y pérdida de calidad e interés.

De todas estas conversaciones lo único que ha salido es que las fiestas van a empezar un jueves, víspera de San Pedro. Poco nivel propositivo.

El asunto de las barracas tiene también su miga. La mejor idea que hay es trasladar la feria de atracciones de un barrio a otro. Hemos vivido votaciones populares, se ha preguntado a los técnicos municipales y seguimos en el mismo punto año tras año. Igual que el hámster.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile