El Correo de Burgos

Opinión

LESLIE Y HAMMOND

Tinta de calamar

21/01/2019 AGUSTÍN HERRERO

EN LO DE HOY es fácil que unos se echen la culpa a otros y como es cosa de competencias, nadie se moje. Además, prima el interés común, por encima del particular, según dice el nuevo subdelegado del Gobierno, a quien le ha tocado dar la cara. Pero no es la pasarela que pronto veremos sobre la conocida Vía de Ronda, una solución que mejore nada. Al revés, enquista para dejarlo fuera de tiempo y lugar. Lo olvida y da su espalda. Dicho así, parece raro, verdad. Que pregunten a quienes viven al otro lado, en Ángel García Bedoya, Garcilaso de la Vega, Paseo de los Pisones, Cervantes, Legión Española, Camino Mirabueno, Cervantes, calle Cortes, Avda. Valencia del Cid, San Pedro Cardeña, Timoteo Arnaiz, además de Plaza del Rey, por no seguir con más. Nadie hasta ahora, ningún alcalde ni partido de la oposición le ha echado arrestos para reconvertir esta parte sur de la ciudad en algo más digno y humano. A diario y desde años, estos esforzados vecinos ven reducida su sintonía con la ciudad, en mayor o menor medida por culpa de ese zanjón a lo México. La autovía de Ronda. Se hizo hace cuarenta años porque era necesaria. Con el tiempo mejoran algunas ciudades. En esta parte, todo lo contrario. Fue buena para dirigir el denso tránsito de coches y camiones que atravesaban desde Madrid a Santander. Se descongestionó Calle Madrid, Calle Santander, Plaza de Vega, Correos, Puente San Pablo y Puente Gasset. Hizo mucho daño al sobrevolar con sus viaductos las zonas de Piedras y Mármoles, Pisones y sobre todo, la Quinta al construir los tableros gigantes y pilastras de hormigón. Hoy es el día que los que mandan, miran para Cuenca y en esto, meto también a los del Excmo. Ayuntamiento de la Capital. No se escaparán, aunque digan que no es de la ciudad, sino del Estado, del MOPU. No cuela. El Sr. alcalde está ahora para asuntos más suntuosos y la oposición también, por tanto, no mirarán hacia el Sur. Pero los acuerdos, compromisos y promesas hay que cumplirlas y de nava sirve que lo enturbien con tinta de calamar. Otra vez pierde Burgos una oportunidad de oro, eliminemos esta autovía que ahora no tiene sentido puesto que ya estamos “rondados” en todo nuestro perímetro. Que se convierta en calle según está previsto desde hace años en el Plan General. Sin medianas, con pasos de cebra y semáforos, mobiliario urbano y sobre todo, modernidad. Si a alguien del ayuntamiento le importa esto, que llame a la puerta del Ministerio de Obras Publicas y hagan, ciudad.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile