El Correo de Burgos

Provincia

La Diputación formaliza su apoyo al GREM con 10.000 euros anuales

El convenio permitirá financiar cursos formativos, mantener su instalaciones y cubrir gastos de desplazamiento / El grupo de rescate retoma el mes que viene su colaboración con Panamá

11/09/2018

El presidente de la Diputación, aprovechó su visita a las instalaciones del GREM para conocer los trabajos de entrenamiento que se llevan a cabo.El presidente de la Diputación, aprovechó su visita a las instalaciones del GREM para conocer los trabajos de entrenamiento que se llevan a cabo.

RAÚL G. OCHOA

El Grupo de Rescate Espeleológico y de Montaña (GREM) suscribió ayer su primer convenio oficial con la Diputación tras años de «colaboración» que han servido para «completar» el trabajo que realizan en toda la provincia los servicios de emergencia o los bomberos profesionales y voluntarios. A través de este acuerdo, la Institución quiere premiar una «tarea ardua y compleja» que «exige una formación continua». Así lo expresaba ayer el presidente provincial, César Rico, con el deseo de que el grupo «siga creciendo».

El acuerdo, rubricado ayer por Rico y el máximo responsable del GREM, Álvaro Martínez, se traduce en una dotación anual de 10.000 euros que se destinarán a la implementación de cursos formativos, el mantenimiento de sus instalaciones en Villafría y la cobertura de los gatos de desplazamiento que los voluntarios deben afrontar cada vez que son movilizados para una intervención. Además, la partida consignada en este primer convenio también permitirá sufragar la participación en «certámenes para estar al día de lo que hay que trabajar», agregó Rico.

Aunque el GREM cuenta en la actualidad con 16 voluntarios y 14 perros, Martínez reconoció que es «difícil encontrar gente comprometida» a la hora de desarrollar con eficacia una «tarea difícil y comprometida» que implica grandes sacrificios y dedicación constante. De hecho, el «compromiso para estar siempre alerta» ante cualquier llamamiento es la principal cualidad que debe cumplir cualquier miembro del equipo.

La «clave» de esta involucración, según detalló Martínez, pasa inevitablemente por la «exigencia en la formación». Y es que solo con un «listón muy alto», tanto él como sus compañeros más veteranos han logrado percatarse de que «la gente realmente quería estar». Obviamente, «no es fácil pasar tres exámenes al año», subrayó antes de poner en valor el mantenimiento de «estándares internacionales»como las pruebas de búsqueda y rescate en avalanchas con la Gendarmería francesa que la agrupación lleva superando desde hace 10 años.

Dentro de sus actuaciones a corto plazo, la más inmediata será retomar la «colaboración» con el Gobierno panameño el mes que viene para proseguir su programa de formación a los efectivos de la Unidad Canina del Sistema Nacional de Protección Civil de Panamá (Sinaproc). Tras esta nueva toma de contacto, el GREM regresará en diciembre al país centroamericano, donde se ha convertido en una unidad de referencia en tareas de rescate y salvamento.

Testigos de la tragedia

En lo que va de año, el GREM ha realizado cinco intervenciones. La última tuvo lugar la semana pasada en la Barriada de la Inmaculada, donde una explosión provocada por una fuga de gas derrumbó por completo una vivienda. Similar por las causas pero mucho más trágica fue la actuación «más complicada» en la que el grupo ha intervenido desde su fundación. Tal y como recordaba ayer Martínez, se trata de la explosión de gas que, en 2007, derrumbó dos edificios en Palencia.

«Nunca se ha dado una situación así en nuestro país», rememoró el responsable de la unidad, incapaz de olvidar una situación que «impacta» a cualquiera y que «nadie antes había descrito en un manual», por lo menos «de habla hispana». El siniestro, que dejó nueve muertos y 35 heridos, obligó a los miembros del GREM a redoblar esfuerzos y permanecer más de 30 horas en el lugar para tratar de rescatar a las personas que permanecían atrapadas bajo los escombros.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile