El Correo de Burgos

Provincia

RIBERA

Facultativos y pacientes arandinos reclaman soluciones «a largo plazo»

Los médicos vuelven a manifestar su «impotencia» ante una «situación insostenible»

17/01/2019

Más de doscientas personas se concentraron ayer a las puertas del Centro de  Sur de Aranda de Duero.Más de doscientas personas se concentraron ayer a las puertas del Centro de Sur de Aranda de Duero.

L.V.

Siguiendo el acuerdo marcado por todos los centros de salud de España, Aranda de Duero celebró ayer una nueva concentración con el fin de exigir una solución al problema de la sanidad y en concreto, de la Atención Primaria. «Desde hace dos años hemos visto cómo la falta de médicos ha derivado en una saturación que ya es inasumible», advertía la coordinadora del ambulatorio Sur, Eva Asensio, ante más de 200 vecinos, médicos y enfermeros que no dudaron en unirse a una reivindicación que afecta a todos.

«Estamos sobrecargados», apremió con preocupación porque se puede aguantar un mes o dos por una cuestión puntual, pero cuando el problema se vuelve crónico no solo afecta a la Atención Primaria, también a la hospitalaria. «No estamos dispuestos a perder la calidad que la atención primaria oferta», señaló a sabiendas de que en estos momentos no se está prestando la atención integral que se requiere.

Asensio insistió en la reestructuración de una Atención Primaria que no solo es la más barata sino que además puede repercutir además de forma muy negativa en el sistema sanitario. «Desde que se creó en los años 80 no ha habido cambios estructurales, sólo se han dado parches», lamentó mientras hacía un llamamiento claro: «Necesitamos recursos».

En su opinión, la medida que ha adoptado el Sacyl para solventar el déficit de pediatras -contratar a profesionales en los grandes hospitales de Burgos y Valladolid y que luego tengan la obligación de desplazarse algunos días a destinos pequeños como Miranda de Ebro o Aranda- no sirve a largo plazo. «Es un parche que viene bien ahora como solución temporal y puntual, pero cada niño necesita su pediatra. Por lo tanto, insistió en que «esto no puede ser una solución a largo plazo».

La sobrecarga causa mella en un Centro de Salud que ya acumula las primeras bajas por estrés laboral. «A unos nos sobrepasa la presión asistencial, a otros el exceso de jornada laboral y a todos la impotencia de no poder trabajar como deseamos porque nuestros pacientes se merecen que les podamos escuchar y nosotros nos merecemos poder escucharlos», aseguró al recordar que la falta de tiempo les ha obligado a dejar a un lado todos los problemas de crónicos, la educación grupal, la docencia y la investigación.

«La situación es insostenible», denunció convencida de que «no se puede estar apretando tornillos con la misma fuerza 14 horas». «No podemos ver a 80 pacientes por la mañana y a otros 40 y tantos por la tarde. Tiene que haber un límite porque no es cuestión de aguantar físicamente, es que estamos siendo cómplices de un sistema que sabemos no funciona», resume en alusión a las guardias que el Sacyl ha impuesto a los médicos de familia de atención primaria para paliar la precariedad del Servicio de Urgencias (SUAP).

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile