El Correo de Burgos

Provincia

ARANDA / REIVINDICACIONES SANITARIAS

Ginecología pide refuerzos al «no poder cubrir las incidencias»

Reclama el Decreto de Movilidad Forzosa porque la unidad está cubierta al 50%

21/09/2019

La unidad de Ginecología y Obstetricia de Aranda de Duero se ha quedado sin la mitad de la plantilla.La unidad de Ginecología y Obstetricia de Aranda de Duero se ha quedado sin la mitad de la plantilla.

ECB

Tras la baja en agosto de la jefa de servicio, el departamento de Ginecología y Obstetricia del hospital Santos Reyes de Aranda de Duero vuelve a poner sobre la mesa la precariedad de una unidad que solo está cubierta en un 50%. Según advierten desde la plantilla, la falta de personal implica un exceso de la jornada laboral, una demora en la atención de las consultas de Ginecología y constantes cambios de cita, así como la derivación de la ecografía del segundo trimestre al Hospital Universitario de Burgos (HUBU), el cierre de quirófanos -con el consiguiente aumento de la lista de espera quirúrgica- y «no poder cubrir las incidencias que acontecen». «Solo se puede cubrir de forma organizada la atención en las consultas de tocología con ecografías en el primer y tercer trimestre y la asistencia a parto», explican.

La plantilla lo tiene claro: con tres ginecólogos en activo no se puede cubrir la actividad asistencial. «Nos consta que el resto de hospitales del Sacyl tienen completamente cubiertas sus plantillas orgánicas», aseguran mientras hacen un llamamiento al sistema sanitario regional para que aplique el Decreto de Movilidad Forzosa y garantice el correcto funcionamiento del servicio hasta poder contar con nuevas contrataciones. Bajo esta perspectiva, una solución podría pasar por derivar de forma temporal a alguno de los 27 ginecólogos que tiene HUBU.

Riesgos innecesarios

Por si hay alguna duda, la plantilla rechaza cualquier derivación de los partos al Hospital de Burgos. «El que una mujer en fase activa de parto se tenga que trasladar 77 kilómetros conlleva asumir un riesgo innecesario y un trastorno en la vida familiar de nuestra población», advierten convencidos de que el hospital Santos Reyes «está perfectamente dotado de medios para dar una asistencia segura y humanizada del parto».

Los números les avalan si tenemos en cuenta que frente a los descensos paulatinos de partos en ciudades como Miranda o Burgos, el centro ribereño es uno de los pocos de la Comunidad que logra mantenerse con 335 alumbramientos al año, gracias en gran parte a la población migrante. De esta forma, mientras el Santos Reyes tiene una media de casi un parto diario, en Miranda no llegan al medio parto. «En la actualidad, nuestro número de partos está en aumento respecto al año anterior», calculan.

Cabe recordar que la falta de personal obligó este verano a adoptar una serie de medidas como la derivación -por ahora temporal- de las ecografías oncológicas y gestacionales del segundo trimestre, pero lo cierto es que la búsqueda de profesionales no es fácil para un hospital que se ha convertido en muchas especialidades en destino de difícil cobertura.

La plantilla vive así meses de intranquilidad. «Como profesionales dedicados a la salud, nos preocupa enormemente esta situación crítica que vive la población dependiente del hospital Santos Reyes». Pero no están solos. La Coordinadora por la Sanidad de Aranda y la Ribera respalda su manifiesto.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

El Correo de Burgos ~ Mobile