EMPRESA

Pascual abandona la marca PMI y la sustituye por la vitola clásica del Grupo

Dará salida a los 800.000 litros que se almacenan bajo esa marca en Aranda

JUAN FRANCISCO CORCUERA / Aranda

Las circunstancias del mercado son implacables. Las marcas blancas y el descenso en el consumo de leche han supuesto un duro varapalo para las vitolas clásicas en las estanterías de las grandes superficies comerciales y en los super e hipermercados. Y las clásicas,  entre ellas Grupo Leche Pascual, se ven obligadas a la adopción de medidas para frenar la caída de ventas y la invasión de productos con precios más baratos. Entre esas decisiones está el abandono de la marca PMI.

Grupo Leche Pascual dejará de fabricar su marca PMI y sustituirá esos productos por otros bajo la denominación de Pascual. De hecho, la factoría del conglomerado industrial de Aranda de Duero en la que se elaboran los diferentes productos bajo esa denominación ha reducido al mínimo su fabricación y mantiene en ‘stock’ alrededor de 800.000 litros de leche en sus tres variedades -entera, semi y desnatada- a los que dará salida según demanda del mercado.

PMI ha sido la segunda marca del grupo de alimentación con raíces en Aranda. Enfocada a los canales de distribución para bares y restaurantes fundamentalmente, la competencia de la marca blanca le ha perjudicado incluso más que a otras especialidades del catálogo de la compañía. El porcentaje de caída en las ventas de PMI se cifraba ya en el 40%. La estrategia de la empresa es apostar por la fuerza de la marca: Leche Pascual. «Tenemos que jugar con lo que somos más fuertes», reconoce una diirectivo de la compañía. Y la fortaleza radica en el lema que creó el fundador de Grupo Pascual, Tomás Pascual: «La calidad y tu salud, nuestra razón de ser».

La desaparición de la marca PMI se comenzaba a analizar en abril de 2008. Por entonces se vislumbraba ya el ascenso imparable de la marca blanca en el mercado de los productos lácteos. Poco más de un año después, se ha pasado de que los productos de este segmento absorban el 47% al 57% de hoy. Un crecimiento del 10% que afecta a las grandes marcas del mercado.

Leche Pascual lanza para sustituir a PMI en el estrato de la hostelería un producto ‘premium’ y específico: la botella de litro y medio, diferenciada «por su receta y con una cremosidad idónea para disfrutar de un café perfecto», señala la compañía en una nota de prensa. Un lanzamiento bajo la marca ‘madre’: Leche Pascual.

La recesión en las ventas también afecta a los productos con una calidad mayor del catálogo de lácteos del Grupo. Las ventas de leche Pascual Calcio y de Pascual Omega registran caídas en el mercado del 18%. Mientras, el emblema señero, Pascual Clásica, redujo sus ventas en el 8%.

De hecho, entre las medidas impulsadas por la compañía se incluye una reducción de los precios tanto en productos de Leche Pascual -un 10%, al situar el coste del litro de leche en 0,85 céntimos- como también decidía una de sus grandes competidoras, CLAS (Central Lechera Asturiana). Otra de las iniciativas es un incremento de la publicidad. El objetivo básico de las campañas es destacar la diferencia entre sus productos y la marca blanca. Una iniciativa que comparten otras grandes enseñas del sector de la alimentación como Danone, Kraft, Don Simón, Elpozo e, incluso, la hasta ahora intocable Coca-Cola.

Leche Pascual centrará su producción láctea, que hoy supone el 40% de la facturación del conglomerado de empresas que se amparan bajo la enseña arandina, en la capital de la Ribera, Cantabria y Barcelona. En la factoría que posee en Cataluña envasará su producción de leche en una botella de plástico.

La necesidad de ser más competitivos también incluye medidas laborales más desagradables. La reestructuración diseñada conlleva despidos y cierres de plantas. A los despidos, una treintena, ya consumados en las instalaciones fabriles arandinas, hoy se negocian las condiciones de un expediente de regulación con suspensiones temporales y ofertas para bajas voluntarias en las plantas de Aranda.

Grupo Pascual cerró 2008 con unas ventas de 1.000 millones de euros, pero en volumen de ventas caía un 4%._Sin embargo, el descenso del precio de la leche en origen y de otras materias primas le reportó 16 millones de euros de beneficio, frente a las pérdidas de 1,99 millones en 2007.