La ampliación de la depuradora no se podrá iniciar hasta entrado 2011

La CHD acelera sus gestiones para ganar tiempo pero la tramitación aún es larga

R. G. U. / Burgos

La Confederación Hidrográfica del Duero trata de acelerar en lo posible la engorrosa tramitación del proyecto para ampliar la depuradora de Burgos capital pero la obligatoriedad de cumplir aún ciertos plazos hará que al menos hasta la primavera del año próximo no puedan comenzar las obras.

El presidente de la CHD, Antonio Gato, contagiado del gran impulso para el objetivo de hacer de Castilla y León una comunidad modélica por los procesos para lograr la calidad de las aguas, se ha puesto manos a la obra para adelantar en lo posible la tramitación de la EDAR, según explicó ayer a este periódico. De hecho, si el martes se firmó el Protocolo General de Colaboración entre la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Medio Ambiente para desarrollar el Plan de Calidad de las Aguas  2007-2015 con el que se desbloquea el proyecto de ampliación de la depuradora de Burgos, ya hoy jueves la Confederación Hidrográfica del Duero remitirá a Madrid la modificación del convenio de gestión directa de la EDAR por parte de Aguas del Duero para adaptarlo al nuevo reparto de la financiación acordado. Y es que ninguno de los siete borradores anteriores tramitados es válido tras el acuerdo por el que Aguas del Duero se compromete a licitar y ejecutar la obra financiando el 70% con fondos propios y adelantando el 30% restante que el Ayuntamiento de Burgos deberá devolver en 25 años. Antes de que se produzca esa licitación, es necesario que «se modifique el convenio de gestión directa de Aguas del Duero por parte del Ministerio de Medio Ambiente», un proceso administrativo que se empieza a cursar hoy y que se demorará cerca de cuatro meses hasta que lo valide el Consejo de Ministros. Entretanto, Antonio Gato explicó ayer que tiene previsto contactar con el Ayuntamiento de Burgos para avanzar en el contenido del convenio específico que han de firmar ambas administraciones. 

Pero antes de comenzar las obras hay que sacar a licitación la redacción del proyecto de ejecución -existe un completo anteproyecto que redactó la Junta- y la propia obra, dos pasos que se sacarán a concurso conjuntamente «para adjudicarlos a la misma empresa». Dado el coste económico del proyecto, que asciende a 55 millones la depuradora y otros 18 las conexiones con los emisarios del alfoz, el concurso hay que publicarlo en el Boletín Europeo. Gato espera que concurran muchas empresas debido a la entidad de la obra y su complejidad desde el punto de vista técnico. Los técnicos de Aguas del Duero tendrán que valorar cada una de ellas y, tras los pasos intermedios, proceder a la adjudicación definitiva. En todo este proceso se consumirán un mínimo de seis meses. Tras la adjudicación comenzarán las obras, no antes de la primavera de 2011, que se prolongarán durante tres años.

Gato se mostró ayer «muy satisfecho» por cómo se ha cerrado el acuerdo entre la Junta y el Ministerio y en concreto por el desbloqueo del proyecto de la depuradora de Burgos para la construcción de una nueva instalación «con su vida útil agotada» que «ampliará en 25 años el horizonte» de servicio de la EDAR actual. El presidente de la CHD entiende que Castilla y León ha logrado «la solución al problema de calidad de las aguas» y calificó de «enorme envergadura» el acuerdo con la Junta para invertir 1.051 millones de euros en el Plan de Calidad de las Aguas hasta 2015, 341 de ellos financiados por el Estado, aún fuera de sus compentencias.

Además, Gato resaltó la importancia de las actuaciones que dentro de este plan se realizarán dentro de la Red Natura 2000, que afecta al 25% del territorio de la Comunidad.