TEMPORAL DE VIENTO

Luto municipal por la muerte de los dos empleados del Servicio de Aguas

M.R. / Burgos
El Ayuntamiento de Burgos ha decretado un día de luto por la muerte de Jesús María García Guerra, de 55 años, y Vicente Pascual Bartolomé, de 41, los dos empleados del Servicios de Aguas que fallecieron la noche del pasado sábado cuando el coche con el que se dirigían a la depuradora de Arlanzón fue alcanzado por un cable eléctrico y un árbol derribado por el fuerte viento. El funeral se celebrará hoy, a las 15.30 horas, en la capilla del tanatorio de San José.
Durante toda la jornada de hoy las banderas del Consistorio ondearán a media asta en señal de duelo por «dos excelentes trabajadores», según resaltó el alcalde, Juan Carlos Aparicio, que ayer acudió al tanatorio de San José junto con la concejal de Aguas, Dolores Calleja, para dar el pésame a las familias. El alcalde indicó también que se propondrá guardar un minuto de silencio en su recuerdo en el Pleno del día 12 de marzo.
Los dos trabajadores, «personas con una importante trayectoria profesional que han sabido dar lo mejor de sí para los demás», según remarcaba ayer el alcalde, acudían el sábado por la noche a la depuradora de Arlanzón para solucionar la pérdida del suministro eléctrico de la planta. Aparicio recordaba el cúmulo de fatalidades, como «el hecho de que tuviera que abandonar uno de los fallecidos una fiesta familiar, el cumpleaños de una de sus hijas». El alcalde, después de acompañar y dar el pésame a las familias, también tuvo unas palabras de aliento para el padre de Vicente Pascual, Pablo, alcalde de Santa Cruz del Valle Urbión, localidad donde hoy será enterrado Vicente. «Le he expresado todo mi cariño» para «tratar de hacer más llevaderos estos momentos que son durísimos y complicados».
El alcalde, que alabó públicamente la actitud de la concejal de Aguas, que «ha estado con las familias, con los responsables de servicio», al igual que del resto de integrantes de la plantilla del Servicio. Y es que ambos eran muy apreciados entre sus compañeros.
Desde primera hora de la tarde de ayer, familiares, amigos y compañeros se acercaron al velatorio para expresar su pésame y su consternación por la muerte de los dos empleados municipales.