La empresa que construya el bulevar de Gamonal deberá financiar las obras

El Ayuntamiento recurrirá al contrato de concesión de obra pública l Se prevé que las máquinas empiecen a trabajar en junio de 2013

J. MAIQUES / Burgos
Sin dinero, las inversiones son imposibles de realizar. Y si el Gobierno impide pedir dinero prestado a los ayuntamientos con una deuda viva superior al 75%, la solución pasa por encontrar fórmulas que se han explorado poco y que permitirían sacar adelante alguno de los proyectos estrella del programa electoral. En eso es en lo que está el equipo de Gobierno del Consistorio capitalino, que piensa acometer las obras del bulevar de la calle Vitoria mediante un «contrato de concesión de obra pública», tal y como avanzó ayer el alcalde de la ciudad, Javier Lacalle.
Dicho de otra manera, la fórmula con la que el Consistorio quiere afrontar esta inversión consiste en que la empresa adjudicataria realice la obra, admita cobrarla en varias anualidades y, por otro lado, reciba como contraprestación los derechos de explotación del vial. En otras palabras, será ella la que se encargará del mantenimiento de la calle (asfaltado, limpieza, arreglos...) y cobrará por ello. Luego, si lo prefiere, podrá subcontratar estas tareas a otras empresas.
Así las cosas, lo que consigue el Ayuntamiento con esta forma de sacar a concurso las obras (permitida por la Ley a través del régimen de contratación del sector público) es que sean los licitadores los que, en cierto modo, pidan el préstamo que el Consistorio, posiblemente, podría tener prohibido pedir. La empresa conseguirá la financiación y luego repercutirá los intereses en la oferta que presente. Esta sería la manera con la que la Administración conseguiría 'burlar' la restricción de acceso al crédito.
En cualquier caso, la fórmula que está estudiando el Ayuntamiento, además de estar contemplada en la Ley, no es un invento que ha surgido ahora. Así, por ejemplo, el Gobierno de España, sin ir más lejos, ha recurrido a este tipo de contrato en las obras que se han acometido durante los últimos años en la N-I, tal y como recordó el alcalde. Y «no ha puesto ni un sólo euro hasta 2012», añadió para demostrar que es una figura utilizada con frecuencia por otras administraciones.
Avances
Mientras tanto, ayer se constituyó el grupo de trabajo para la elaboración del Plan Director de Gamonal y Capiscol y el  bulevar de la calle de Vitoria. Formarán parte de él, los profesionales de la empresa adjudicataria, los arquitectos e ingenieros del Ayuntamiento que supervisarán el proyecto, los comerciantes y vecinos de los dos barrios y el concejal de Fomento, Ángel Ibáñez.
Este grupo mantendrá numerosas reuniones técnicas durante las próximas semanas y meses en las que, entre otras cosas, se decidirá (en el caso del bulevar de Gamonal) el número de plazas que tendrá el aparcamiento de la calle Vitoria. Y además, se definirá hasta qué punto el peatón ganará espacio al vehículo.
Y es que, el proyecto ganador prohibe el tránsito de vehículos particulares (salvo residentes y turismos con alta ocupación), suprime el aparcamiento en superficie, deja un carril bici en el centro de la calzada y habilita uno en cada extremo dedicado al transporte público.
En cualquier caso, será un estudio de tráfico el que determinará si hay que realizar modificaciones. Eso, y el inicio de las obras que, al cortar la circulación en algunos tramos, servirá para testar los trastornos que puede provocar el cambio.
Asi las cosas, el cronograma que recordó ayer el alcalde calcula que la redacción del proyecto, en la que ya se trabaja, pueda estar lista a final de año. A partir de ahí, se sacará el concurso en enero y se espera que se pueda adjudicar en la primavera de 2013. Si todo va según lo previsto, en junio se iniciarán unas obras que, con toda probabilidad, tendrán un plazo de ejecución de 18 meses. Por tanto, el bulevar de la calle Vitoria deberá ser una realidad, siempre que se cumplan los plazos, al final de 2014 o principios de 2015.