SEGURIDAD

Los bomberos potencian las pruebas de accesibilidad para pedir mejoras a Tráfico

M. R. / Burgos
Los bomberos de Burgos, dentro de las labores de prevención e inspección que realizan diariamente, están potenciando en los últimos meses los controles de acceso en calles de la ciudad. El objetivo de estos trabajos de prevención es elaborar informes de accesibilidad que se podrán en conocimiento de la sección de Tráfico, con la que está previsto tener una reunión en próximas fechas.
Según explica el responsable del parque de bomberos, Julio Estébanez, lo que se persigue con estos controles es que haya una comunicación directa con el área de Tráfico y se pueda analizar la posibilidad de «organizar zonas que tengan alguna dificultad». Otro de los objetivos de estos trabajos de prevención es tener un 'mapa' de accesibilidad lo más actualizado posible, lo que facilita enormemente el trabajo de los bomberos cuando tienen que acudir a una emergencia con vehículos que son de gran tamaño.
Estébanez afirma que hay «zonas en las que es totalmente imposible» solucionar los problemas de accesibilidad. Es el caso de calles del centro histórico, en las que la estrechez de las vías no ofrece muchas opciones. No obstante, es una zona de la ciudad en la que la peatonalización de gran parte de las calles ha facilitado la accesibilidad de los equipos de extinción. Aun así, el centro histórico es uno de los lugares en los que los Bomberos realizan pruebas de acceso, como por ejemplo si se ha colocado un andamio para realizar unas obras en un edificio una dotación del parque acude para comprobar como está colocado y si entorpece o no el paso de un vehículo.
En calles como las del centro histórico, en las que las medidas de mejora de la accesibilidad son limitadas, es más complicado adoptar cambios, pero en aquellas en las que sí es posible reducir las dificultades de acceso es donde el parque de bomberos incidirá con propuestas de mejora. La filosofía de estas labores de prevención es clara, reducir tiempos, fundamental en una intervención. Muchas veces, son cambios simples, como reducir o eliminar una plaza de aparcamiento, que pueden suponer un tiempo ganado muy valioso.
Las salidas que se realizan todas las semanas para hacer comprobaciones de accesibilidad se hacen con un camión autobomba, el vehículo habitual en las intervenciones de bomberos. En estas pruebas también se examinan las posibilidades de acceso y de ubicación de la autoescala, el vehículo con el que se accede a zonas de altura. Este camión, por sus dimensiones, tiene mucho más restringida su accesibilidad, pero en estos trabajos preventivos se analizan los lugares de ubicación.
En una de las salidas de este tipo realizadas la pasada semana, los bomberos estuvieron recorriendo buena parte de las calles de Gamonal. Un recorrido que comenzó junto a la iglesia de Fátima, en la barriada de Juan XIII. A pesar de es una zona en la que se han realizado mejoras en la urbanización, difícilmente podría acceder una autoescala en caso de emergencia, tal y como explica uno de los bomberos que forma parte de esta dotación. El paso del camión por muchas de las calles, como Francisco Grandmontagne y otras ubicadas en el corazón de Gamonal, ponen de manifiesto que un pequeño detalle puede condicionar de manera crucial una futura intervención.