SAN PEDRO Y SAN PABLO 2013 / LA CABALGATA

Un desfile plagado de ensueño

M. R.

Fantasía a raudales y la figura del artista Román García -fallecido recientemente- como referencia coparon la Cabalgata de San Pedro y San Pablo, en la que las peñas se convirtieron en las protagonistas absolutas, ya que solo hubo dos grupos de animación y salieron a concurso siete carrozas -solo por participar ya daban 2.500 euros-, lo que bien es cierto que retrasa la duración del evento pero recupera parte de su sentido.

En cuanto al certamen de carrozas, el primer premio, dotado con 5.000 euros, fue para ‘Fantasía infantil’, de la asociación Real y Antigua de Gamonal, diseñada y ejecutada bajo la dirección de José Antonio Arnaiz. Esta creación, que representaba un castillo de Disney llevaba en la parte delantera un letrero con la leyenda ‘Homenaje al artista Román García’. El momento más emotivo de la Cabalgata se vivió cuando la carroza ganadora pasó por delante de la tribuna, donde esperaba Maite Pérez del Olmo, su mujer, que recibió un ramo de flores junto a un retrato de Román de gran tamaño, así como un cerrado aplauso del público.

El segundo premio del concurso, valorado en 4.000 euros, fue para la carroza ‘Devora burgalés’, del Centro Mexicano Burgalés y elaborada bajo la dirección de José Antonio Calzada. Desde el cretácico hasta el pleistoceno como tema, la carroza venía encabezada por un grupo de chavales ‘cavernícolas’ moviéndose en torno a un cráneo de ‘Miguelón’, uno de los ilustres moradores de Atapuerca. Y en la carroza, dos animales prehistóricos descubiertos en México. ‘Fantasía’ se llamaba la carroza de la peña Los Gamones, que se llevó los 3.000 euros del tercer premio. Una ilusión de reciclaje, ya que la creación de esta peña estaba completamente con material reciclado, desde latas de cerveza hasta de aceitunas.

Por si fuera poco, y aunque puede que no sirva de precedente, la temperatura acompañó de verdad, lo que hizo que la gente disfrutara a pie de calle del paso de la larga comitiva que partía de la avenida de Eladio de Perlado a las doce del mediodía y llegaba alrededor de la una de tarde a la tribuna de autoridades e invitados. Una extensa batería de coches históricos abría el desfile con las reinas a bordo. Los Gigantillos, Gigantones y Danzantes bailaban y saludaban a la concurrencia. A continuación, Les Armanacs, un grupo de franceses comandados por Mateo del Río, se arrancaban con unos pasodobles. La espectacularidad en la vestimenta llegó con el grupo boliviano Boliviamanta, mientras el grupo de animación Brotons asustaba con sus enormes arañas, hormigas y saltamontes hinchables.

Aunque no ganaron, el resto de carrozas también fueron parte fundamental de la animación festiva. La peña Antonio José participó con la carroza ‘Burgos, provincia de sabor’, ideada y ejecutada por Susana Cuevas y Raúl Saiz. Una alegoría de lo que representa ser capital española de la gastronomía. Muy original era el ‘Caballo colonero’ de la asociación de familias El Colón, un caballo de Troya del que salieron unos cuantos griegos con ganas de juerga. La asociación de Chamarileros también apeló a la imaginación con ‘Bosque de ensueño’, obra de Eduardo Arnaiz y Antonio Antón. Para cerrar con buen sabor de boca el desfile, la asociación El Crucero animó la jornada con ‘El sol sale para todos’, una carroza con un gran astro reluciente mientras sonaba ‘Todos los días sale el sol’, de Bongo Botrako. Y si no sabe qué canción es, no lo dude búsquela en Youtube, que seguro que le anima el día.