El Ayuntamiento hará una caja de 1,2 M al regularizar las 3.500 ducas

Sus propietarios tendrán que pagar una media de 300 euros más los gastos de notario y Registro
Surgieron en los 80 al convertir en viviendas edificios construidos para oficinas o comercios

C. MORENO / Burgos

En pleno boom urbanístico, allá por los años 80, surgió en Burgos la popular duca, como se denomina a las ‘dependencias de uso compatible con alojamiento’ que es el eufemismo con el que se bautizó a los pisos que florecieron en lugares destinados a oficinas o comercios.

Estas viviendas podrán regularizar ahora su situación gracias al nuevo Plan General de Ordenación Urbana de inminente entrada en vigor y  además redundará en beneficio de  las arcas municipales.

El Ayuntamiento de Burgos estima ingresar el próximo año 1,2 millones de euros con las cuotas que tendrán que pagar los propietarios de las 3.500 ducas para tramitar su regularización. La media que tendrá que desembolsar cada uno de ellos será de unos 300 euros, que es la cifra que ha cobrado Licencias cuando se ha cambiado un local comercial en vivienda, según señala el concejal de Hacienda, Salvador de Foronda.

El presidente de la Asociación de Alojados en Ducas, que aglutina a unos 500 propietarios, Pedro Crego, aguarda desde hace meses una reunión con el vicealcalde para negociar fórmulas y cuotas para poner orden en una modalidad de vivienda que se asentó en edificios construidos sólo para oficinas y comercios.

Crego asume que los 300 euros que habrá que pagar al Ayuntamiento no es una cifra alta, pero a ella se sumarán los gastos de notario y Registro de la Propiedad, lo que puede elevar el precio y hacer que muchos afectados declinen regularizar su situación.

En Burgos hay unas 3.500 ducas que se diferencian de los pisos en su tamaño, más pequeño, y que para ocuparla requería la aquiescencia del resto de los vecinos y en los edificios donde se habilitaron ducas siempre existen dos portales. Carecían de cédula de habitabilidad y no se  podían alquilar.

Fue, a juicio de los expertos, una triquiñuela para ampliar el parque de viviendas utilizando suelo de uso terciario.