Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La Espuela / Juanjo Benítez, médico y chirigotero

«Aquí gusta más el cachondeo que en Cádiz»

Nacido a mitad camino del Teatro Falla y de la Facultad de Medicina de Cádiz, su destino estaba escrito. Especializado en medicina de familia y deportiva, hace cuatro años subió para el norte. Ahora canta coplas a las abuelas de la Sierra, baila jotas en Castañares, su barrio, y sevillanas en la Casa Regional de Andalucía. Le gusta pasear, la música, la Semana Santa y el Carnaval.

A.S.R.
28/01/2018

 

Pregunta- Si el Carnaval de Cádiz es la Champion League, el de Burgos juega en...
Respuesta- Ufffff. El de Burgos juega en Segunda B. Aunque te lo pasas bomba y tiene cosas bonitas, hay mucha diferencia con el de Cádiz y le falta aún mucho.

P.- Diga, diga.
R.- Mejor clima (ríe), más participación de la gente, quizás un concurso, que yo estoy intentando programar...

P.- ¿Cuál fue el primer ozú que soltó cuando vino a Burgos?
R.- Llegué en noviembre, un día oscuro, entrando por la carretera de Madrid, me habían hablado de Burgos como una ciudad muy bonita y yo solo veía pisos grandes, todo muy normalito, pero empecé a conocer a la gente y todo cambió. Hice amistades dentro del trabajo que me ayudaron mucho, no me dejaban solo ni un momento. Poco a poco me fui dando cuenta de que esto es otra cosa muy distinta a lo que vosotros mismos vendéis, porque los peores sois vosotros. Llegas y te dicen eso de ‘aquí solo hay dos estaciones, la del invierno y la del tren’, ‘aquí no hay verano’ ‘la gente es muy sosa’... ¡Qué horror! Luego lo conoces y ves que aquí hay más cachondeo que en Cádiz. Ahora tenéis el patrón, Carnaval, Semana Santa, los Comuneros, la Noche Blanca, el Cid, la feria que dura dos semanas... ¡Todo el rato de fiesta!

P.- He oído que en Burgos hay más cachondeo que en Cádiz...
R.- Sí, sí, lo que pasa es que la gente es muy seca y cortante de inicio, pero cuando la entras bien se desmadra. ¡Es tremendo!

P.- ¿Duele ser No Apto?
R.- Duele, pero es asumido. Sabemos que no vamos a pasar de la fase preliminar en el Falla (anoche se decidía) sin que lo diga nadie.

P.- ¿De qué o quién se negó a ser comparsa?
R.- De aquí de Burgos, de nada. Me negué de un trabajo anterior y sobre todo del SAS (Sistema Andaluz de Salud). Aunque os quejáis, porque es lo normal, yo estoy mucho más a gusto aquí con mis jefes que allí, que te trataban como si fueras una comparsa.

P.- ¿Cuándo dio el cante?
R.- Uf, yo siempre doy el cante. Cuando estaba en las guardias por la noche en el hospital, que se pasa mal, gastaba siempre bromas a los compañeros. Por ejemplo, en Halloween me disfracé de la muerte e iba con la guadaña detrás de ellos. ¡Menudos sustos se pegaban! Y, aunque no se me reconocía, todos decían ‘ese es el Benítez seguro’.

P.- ¿Dónde esconde el humor cuando lleva la bata blanca?
R.- No lo escondo nunca, a mí solo me molesta la falta de educación. Ahora todo el mundo sabe mucho de medicina y te dice lo que tienes que hacer y decir. Mucha gente viene con la escopeta cargada. Pero, en general, me gusta mostrar ese humor. Si viene una abuelilla con un nombre de canción la canto una coplita, el otro día acompañé a otra en la ambulancia, iba muy nerviosa y yo la cantaba y contaba chistes.

P.- ¿Ninguna gracia le hace qué?
R.- Los políticos, cada día estoy más hasta el cogote de ellos, de como hacen todo por ser políticamente correcto o interesado. Y más de los catalanes.

P.- Pero su suegra vive en Badalona...
R.- (Ríe). En verdad, no. Si viviera en Badalona, conociéndola, ya hubiera montado un partido antiindependentista.

P.- ¿Cuándo se le quedó a la mitad el doble sentido?
R.- Trabajaba en la privada, me rompí el gemelo, cogí la baja quince días, me sustituyó uno que era autónomo, que salía más barato a la empresa, y me echaron a mí. Me di cuenta del mojonazo que es ser indefinido hoy en día y como te puedes ir a la calle creyendo que tienes seguridad y tranquilidad. Ahí se me fue el doble sentido y todo. Ahora doy gracias a Dios de que me echaran.

P.- La ironía deja de ser fina cuando...
R.- Cuando sobrepasa los límites de los derechos del otro. El bastinazo que decimos en Cádiz, que es decir una palabra muy soez sin encajar bien.

P.- ¿Cuándo dijo picha y chocho y le colocaron los dos rombos?
R.- (Ríe). Yo soy un gaditano un poco peculiar, a mí me obligan aquí a decir picha y chocho, les hace mucha gracia y me buscan para que lo diga. Yo el chocho no lo decía, me parecía basto, pero aquí gusta, y era más de quillo. Y picha es el saludo de Cádiz: ‘eh, qué pasa picha, cojones, cómo estamos’.

P.- Y en Burgos dicen...
R.- ‘Qué pasa, majo’. Se nos ha pegado a toda la familia.

P.- Después de casi cuatro años en tierras castellanas, ¿cuándo ha tenido cuerpo de jota?
R.- Sobre todo en mi despedida de soltero (ríe). Me vistieron de jotera con el traje típico burgalés y así recorrí todo Burgos. Todos los años en la chirigota intento meter música castellana y la copla que más ha llenado son las Habaneras de Frozen, como las de Carlos Cano, pero en clave burgalesa.

P.- ¿Y cuándo se puso flamenco?
R.- Cuando mi mujer se pone cachonda, pero en el plan de sargento, o cuando un paciente viene en plan ‘aquí mando yo’. Ahí me pongo muy, pero que muy flamenco.

P.- ¿Temió en algún momento que le desterraran de su tierra para siempre?
R.- Ni me siento desterrado de Cádiz, aunque sí es triste que tantos gaditanos nos tengamos que ir porque allí el problema del trabajo es muy grande, ni extranjero en Burgos.

P.- ¿Qué ha perdido de andaluz y ganado de castellano en el camino?
R.- Un montón de cosas, me he adaptado tanto a Burgos que creo que soy más burgalés que andaluz en mi forma de ser, quitando algún cachondeo. Del castellano me gusta su vínculo familiar, que es más fuerte, y el de la amistad. En Andalucía somos muy abiertos, amigables, pero también más descastados. Ahora, la playa de Burgos, como que no, no me convence, el alcalde ahí debía hacer algo.

P.- ¿Cuándo se comió más rápido los 800 kilómetros que separan ambas ciudades?
R.- La primera vez que volví. Cuando bajamos a Cádiz lo hacemos con muchas ganas siempre y subimos con mucha pena, no por venir aquí, sino por la gente que dejas atrás, pero cuando te vas acercando a Burgos dices ‘hombre ya estoy llegando a casa, qué bien’.

P.- Es ya más burgalés que el Cid...
R.- Ahí vamos. Si tuviéramos playa aquí, mi mujer y yo seríamos los más felices del mundo, aunque ya lo somos mucho.

P.- ¿Y, doctor, además de falta de playa, de qué adolece Burgos?
R.- Le falta un centro comercial como Dios manda y un equipo de fútbol en primera división. El clima no es tan malo como ustedes creéis.

P.- ¿Cuándo le dieron morcillas y no supo qué hacer con ellas?
R.- (Ríe). A mí morcillas me han dado muchas mujeres en mi época de pavo.

P.- ¿Qué lugar ocupa la tacita de plata en su ajuar?
R.- El primero, si no contamos a la familia. La tacita de plata será siempre, nada estará por encima de mi Cádiz, pero hay cosas que lo están igualando mucho.

P.- Como...
R.- Burgos, por ejemplo. He vivido en muchas ciudades, pero donde más cómodo me he sentido es en Cádiz y en Burgos.

P.- ¿Se están disputando el primer puesto en su corazón?
R.- Burgos nunca llegará, se quedará como yo con la morcilla, de segundo.

P.- ¿La sanidad pública está en las últimas?
R.- No, aunque sí está saturada, pero la sanidad pública tiene muy buenos profesionales con muchas ganas de sacarla adelante.

P.- ¿El médico de pueblo es una especie en extinción?
R.- El médico de pueblo es lo más bonito que hay en el mundo. Es donde se ejerce de verdad la medicina, estás más tiempo con los pacientes, tienes más confianza con ellos y ellos contigo. Los problemas son la falta de médicos y la dispersión excesiva entre las localidades, que hace que estés más tiempo en carretera que en tu consulta. Creo mucho más en la sanidad pública que en la privada.

P.- ¿Puede ser un gaditano sevillista hasta la muerte?
R.- Un gaditano de verdad, no. Decimos que nos encanta Sevilla, pero sin los sevillanos (ríe). Es como Valladolid y Burgos, ellos son muy egocentristas y son el ombligo del planeta Tierra y los gaditanos también somos muy ombliguistas... Y, además, siempre ha habido una guerra con el fútbol, el Sevilla y el Cádiz se llevan a matar.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria