Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CIENCIA

Atapuerca, la metrópoli del último millón de años

Los tres niveles y los nuevos yacimientos tratan de «cubrir diferentes cronologías y culturas en un mismo espacio» / En la Sima desentierran nuevos fósiles humanos para futuros estudios de ADN

MARTA CASADO
12/07/2018

 

La sierra de Atapuerca y sus cuevas guardan los vestigios de los primeros humanos europeos desde, al menos, 1,3 millones de años hasta hoy. En este complejo de galerías interconectadas entre sí hay tres niveles, bajo (Sima del Elefante, Sima de los Huesos) medio (Galería, parte superior de Dolina) y alto (Fantasma, Portalón o Mirador). «Lo que nos interesa es estar excavando siempre en diferentes cronologías para realizar este conglomerado de dataciones y culturas que han estado presentes en la sierra desde el ultimo millón y medio de años», explica el codirector de las excavaciones, Eudald Carbonell. «La excavación podemos decir que va por pisos, los más profundos están en la Sima de los huesos, hay uno intermedio que son los de Trinchera y está el piso superior que es el de los neandertales y que une a Estatuas y Fantasma», analiza el codirector de los trabajos, Juan Luis Arsuaga.

Así las cosas el complejo de cavidades de Cueva Mayor-Cueva del Silo y Cueva Peluda está conectado con las cavidades de Trinchera abiertas por la mano del hombre a la mitad para realizar el tendido del ferrocarril y junto a ellas las cavidades del sector meridional del Monte de San Vicente, de colonización neandertal y sapiens que comprende cuevas como la Paredeja, que se empieza a estudiar este año, cueva Ciega y el Mirador, entre otras. Junto a ellas las cavidades del monte de Matagrande, tal y como relatan Ana Isabel Ortega y Miguel Ángel Martín en su libro ‘Cuevas de Atapuerca. Una visión de la mano del Grupo Espeleológico Edelweiss’. Pero las ocupaciones humanas, los vestigios que rastrean los 300 investigadores que se citan este año frente a las cuadrículas de 10 yacimientos diferentes, varían de la formación (karstificación) de las cuevas y hay zonas como Fantasma que ahora abordan los niveles más modernos pero que tienen restos mucho más antiguos que Elefante.

Los recién llegados
Este año se han abierto nuevos frentes vinculados a las ocupaciones musterienses. «Los neandertales por los que tanto hemos suspirado ahora se excavan en dos yacimientos en cueva con ocupación, fauna que se han comido, industria y fósiles... de aquí a 20 años nos dará mucha información», reflexiona Arsuaga.
En el piso superior, si tenemos en cuenta las cronologías de ocupación, se trabaja en Mirador y Portalón de Cueva Mayor. Estos niveles se complementan con las ocupaciones neandertales que están aflorando en Cueva Fantasma, donde este año se está realizando un sondeo vertical a falta de cubierta para excavar en extensión, y en Galería de las Estatuas. Ambos yacimientos están conectados por unos conductos llenos de sedimento que dará para muchas campañas. «Nos llegamos a escuchar en uno y otro lado», explica Arsuaga.

Este vecindario tiene mucho interés en neandertales. Son la novedad aunque Estatuas se excava desde hace diez años. A estos dos se une la Paredeja que parece tener más secuencia de la considerada desde un punto de vista inicial y mucho más material del previsto. «Es la primera vez que tendremos miles de piezas de paleolítico medio clásico que empalmarán con las secuencias de paleolítico superior para cubrir todo el espacio cultural que no habíamos podido cubrir hasta ahora», relata Carbonell.

El de más rastro
De ocupaciones intermedias, entre lo más antiguo de Elefante y Gran Dolina, y lo más moderno de Portalón, Mirador, Fantasma, Estatuas y Paredeja, están los homínidos de la Sima de los Huesos. En ese tramo intermedio de ocupación con unas cronologías entre los 300.000 y los 450.000 años se trabaja en los niveles superiores de Gran Dolina (TD10 y TD9), Galería y Sima de los Huesos.

En Dolina están de enhorabuena. Tras 22 años han finalizado la excavación del nivel TD10. Es la cocina de Atapuerca. El lugar donde los homínidos acercaban a los animales cazados o rapiñados en múltiples trampas naturales. Aquí los procesan, los engullen hasta llegar al tuétano de los huesos, y dejan también sus herramientas. «En esta fase final del nivel salen más restos de industria lítica, la típica del tipo achelense, pero menos restos de fauna porque está en contacto con un nivel más ácido», analiza el responsable del trabajo en el nivel, Andreu Ollé.

Aquí hay poblaciones especializadas en caza de bisontes, que se merendaron un león de las cavernas o muchos restos de carnívoros y herbívoros como ciervos, caballos o bisontes. «En estos 22 años de trabajo se han extraído alrededor de 300.000 piezas pero entre todos estos restos mapados no hay ni un fósil humano ni evidencias de fuego o nada parecido». En galería se encuentra una especie de despensa de estos grupos que conviven en Dolina. «Es una trampa natural y aquí vienen con sus herramientas, procesan los animales llevándose las patas y dejando el tronco que es lo que encontramos», explica Isabel Cáceres. Un nivel que se encuentra en los 300.000 años y que bordea el lugar donde, en los años 90, apareció un resto de parietal similar al de la población de la Sima de los Huesos.

Técnicas CSI por el ADN
En la Sima de los Huesos se vuelven a buscar parte de los esqueletos de los 28 a 30 individuos preneandertales depositados de forma intencional en lo más profundo del complejo kárstico. De cara a ampliar los estudios de ADN y lograr alcanzar al menos un 1% de ADN nuclear, se trabaja este año al más puro estilo CSI. «Para realizar nuevos estudios y extraer nuevas muestras tendría que ser de los niveles que saquemos estos años por eso hemos excavamos en la pared de la cueva, donde la arcilla está más fresca y con mascarillas y guantes con el fin de que estén en las mejores condiciones posibles para estos estudios genéticos aunque seguimos trabajando la morfología», resume Arsuaga.

Los vecinos más viejos
Los restos más antiguos de la comunidad se encuentran en Elefante, donde se está por debajo del nivel de la famosa mandíbula Homo sp de 1,2 millones de años. También en los niveles bajos de Dolina se encuentran en el millón de años donde «se dan las mismas condiciones de vida que en las zonas donde ha aparecido Homo antecessor aunque no encontramos evidencias humanas por ahora ni en fósiles de animales ni herramientas», explica su coordinador Jordi Rosell. Un nivel donde están recuperando muchas piezas de oso pero al que le queda apenas dos o tres campañas más. También se agota Elefante. «Esto era un sondeo y ya empezamos a discutir qué hacer a futuro, en dos o tres campañas habremos acabado con el 7 y se puede volver a empezar desde arriba o ir hacia dentro donde hay potencial de siete metros de sedimento», señala la coordinadora de los trabajos en esta zona, Rosa Huguet.

La estrategia del proyecto mira hacia otro nivel antiguo como es Penal, un yacimiento que está frente a Dolina. En realidad forman parte del mismo yacimiento pero están separados por el corte de la Trinchera. «Es de cronología muy antigua, pleistoceno inferior y tenemos que empezar a analizarlo», resalta Eudald.
En una metrópoli de nuestro pasado tan remoto como la de Atapuerca se presenta una comunidad de vecinos prehistóricos que seguirán aportando información y cerrando el circulo de uso en diferentes culturas, especies y épocas de un mismo entorno geográfico.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria