Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Autismo, un trastorno que afecta a uno de cada cien niños

Hay estudios que ya sitúan la prevalencia en 1 de cada 68 / Hoy se celebra el Día Mundial del Autismo / «Se han descubierto indicadores en bebés»

V. MARTÍN
02/04/2017

 

‘Rompamos juntos barreras por el autismo. Hagamos una sociedad accesible’ es el tema elegido este año para celebrar hoy el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. Un lema que viene dado por el gran desconocimiento que la sociedad tiene sobre el autismo, que en un porcentaje muy elevado lo asocia a una discapacidad más o menos severa y que, en muchas ocasiones, viene acompañado de falsos mitos, que las familias luchan por desmontar.

Las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) deben enfrentarse cada día a barreras que varían en función de cada individuo y de sus necesidades. Es fundamental que la sociedad entienda e identifique cuáles son esas barreras porque eso permitirá una mejor adaptación a sus necesidades, pero, sobre todo, supondrá un refuerzo en la inclusión de estas personas en todos los ámbitos de la sociedad.

«Es una jornada importante porque lo que queremos es dar una llamada de atención a las administraciones y concienciar a la sociedad en general de qué es el autismo y cómo repercute en las personas que lo presentan», comenta Javier Arnáiz, orientador del centro El Alba de Autismo Burgos, quien hace especial hincapié en «el gran desconocido que es el autismo». Asegura que «aún hay muchos mitos y la prensa y el cine a veces reflejan una imagen que no es verídica o acertada y eso implica que la sociedad maneja unos estereotipos que no son los correctos».

Precisamente el objetivo de Autismo Burgos es dar a conocer lo qué es el autismo y qué representa ya que «la información y la formación son ‘armas’ que cambian totalmente la actitud de las personas en todos los ámbitos, tanto en el colegio como en el centro de salud, en la comunidad de vecinos y en la propia familia, etc». Y es que, cuando uan persona sabe cómo es una con autismo, «la respuesta es muy positiva».

El autismo es un trastorno del desarrollo, «no es una enfermedad que se adquiere sino que naces y mueres con autismo, aunque a lo largo de la vida puedas adquirir aprendizajes que mejoren tu día a día», explica el orientador. No siempre conlleva una discapacidad y es que «una persona puede tener solo autismo, quienes en algunos casos están estudiando o trabajando, o autismo y una discapacidad intelectual, que puede ser más o menos grave y que implica necesitar un nivel de apoyo muy alto».

Lo que todos tienen en común son «problemas en las relaciones sociales y en la comunicación», explica Arnáiz, quien ejemplifica esta dificultad en que «si una persona sin TEA mira a la cara a otra ve si esa persona está aburrida, alegre o triste, mientras que a una persona con autismo eso le cuesta mucho y hay que enseñárselo».

Normas y códigos no escritos, que adquirimos con el tiempo y que nadie nos enseña, por ejemplo a asentir, la actitud o la postura corporal cuando estamos con alguien, «es algo que debemos enseñar a las personas con autismo, ellos no son ni quieren ser solitarios como mucha gente cree, sino que no entienden las relaciones sociales; si tienen las herramientas quieren relacionarse y hacen un esfuerzo enorme por hacerlo».

Mayor prevalencia

Cada vez son más lo niños diagnosticados con TEA, la prevalencia en Europa es de «uno de cada cien niños», pero el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta «ya la sitúa en uno de cada sesenta y ocho niños». Los expertos desconocen si esa prevalencia ha aumentado con el paso de los años debido a una mayor incidencia de la enfermedad o una mejora diagnóstica. «Se han empezado a descubrir indicadores en bebés, lo que no quiere decir que a un bebé se le pueda diagnosticar porque es imposible, pero sí hay signos y conductas tempranas que deben ponernos en alerta».

Entre esos indicadores está «no señalar con el dedo para pedir algo, que no nos sigan con la mirada o que no respondan al nombre o estímulos fuertes pero si lo hacen a otros estímulos sonoros y, sobre todo, tienen falta de empatía, cuando nos asomamos a la cuna y el bebé no se ‘engancha’ con la mirada, con una imitación, etc».

En cualquier caso se trata de señales, que pueden o no significar autismo. «Aunque los casos son muy heterogéneos, entre 18 y 24 meses, hay casos ya muy claros, para otros, tal vez hay que esperar la confirmación diagnóstica, no a la sospecha, que debe ser lo más temprana posible porque implica una intervención, no podemos perder el tiempo».

El primer paso, una vez detectados esos signos es «llevar al niño al pediatra, quien debe darles la importancia que tiene y derivarle al servicio de Neuropediatría del HUBU». Allí el diagnóstico tendrá dos ramas, una con pruebas clínicas para descartar otras patologías y otra específica de autismo, que se realiza «por observaciones, con juego y relacionándose con él».

Una vez se tiene el diagnóstico se inicia el tratamiento, que consiste en «una intervención educativa especializada y muy específica». En este punto tiene gran peso Autismo Burgos- que actualmente atiende a 220 personas desde los 24 meses a los 55 años- ya que cuenta «con servicios muy especializados como Atención Temprana, un colegio especializado y apoyo a niños escolarizados en centros ordinarios, asesoramiento a profesorado, apoyo también en Secundaria y en la Universidad e incluso apoyo psicosocial y educativo, que acompaña a las personas de por vida».

En la edad adulta, «es fundamental ayudarles en la búsqueda de empleo, que es lo más complicado», explica Arnáiz y es que «a pesar de ser personas muy capaces en cuanto al propio trabajo, les cuesta mucho afrontar la entrevista y desarrollar los comportamientos que acompañan a un buen profesional como son la puntualidad, el trabajo en equipo, etc».

La sociedad es cada vez más sensible ante las personas diferentes en todos los sentidos, y en el caso del autismo, «cada vez a más gente le toca un caso de cerca», comenta el orientador, aunque añade que «a pesar de que las personas tienen buena actitud cuando tienen información sobre el autismo y en las entidad y administraciones cada vez hay más sensibilidad, también es cierto que aún es un contexto que hay que mejorar con formación e información desde pequeños».

En el caso de la familia, Arnáiz recuerda que «el autismo no solo afecta a la persona que lo padece sino, en gran manera, a la vida familiar» por lo que «también es importante trabajar con ellos». Al fin y al cabo, esta es una carrera de fondo.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria