Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TOROS

«Burgos fue un punto de inflexión, un paso al frente en mi carrera»

El torero Jiménez Fortes cautivó por su mensaje y su autenticidad en el mano a mano con Iñigo Crespo celebrado en la Sala Capitular del Monasterio de San Juan


20/04/2017

 

Cautivó Jiménez Fortes ayer en Burgos. Los aficionados y el público que acudieron al encuentro organizado por EL MUNDO-EL CORREO DE BURGOS con el torero malagueño disfrutaron y descubrieron la singular y autentica pureza de un artista que expresa sus sentimientos en la plaza pero también cala con la palabra.

Sincero, cabal. Elegante. Con porte de torero y distinción, Jiménez Fortes atendió a los aficionados con la cortesía que siempre lo hicieron los artistas clásicos. A medio camino entre el vanguardismo y el más estricto clasicismo, el malagueño derrochó personalidad durante más de una hora de coloquio. Un mano a mano entre Jiménez Fortes y el periodista taurino de este periódico, Iñigo Crespo, donde se desgranó, a tumba abierta, la trayectoria profesional y humana de Fortes, y en la que también estuvo presente la edil de Deportes, Lorena de la Fuente. Un ejemplo. Humano y taurino.

Recordó el triunfo de Burgos. Obvio. «Fue una noche muy especial, no fue una corrida más. A mí no me sorprendí pero según pasaban los días me percaté que aquello tomaba mucha importancia y que los aficionados y la prensa hablaban mucho», explicó. «Burgos siempre se me ha dado bien, la verdad. Pero la faena, la actuación en conjunto del año pasado, fue una especie de paso al frente. Así lo siento», afirmó.

Los misterios del valor
Exigente consigo mismo más que con nadie, Jiménez Fortes admitió que los exámenes artísticos se los marca él antes que nadie. «Las exigencias se las marca cada uno a tenor de lo que quieras ir desarrollando, la gente que te rodee y las críticas que estés dispuesto a escuchar. En mi caso, la exigencia me la marco yo mismo y la gente que me rodea que es gente que me aprieta porque yo no estoy dispuesto ni a engañar a nadie ni a engañarme a mí. Las sensaciones que vivimos los toreros son nuestras pero muchas veces se necesita gente al alrededor que desde fuera te corrijan errores y te valoren los aciertos», reconoció.

Dicen que Fortes es pura valentía. ¿Qué es el valor?, le preguntó Iñigo Crespo a un torero tan definido por tenerlo a raudales. «El valor es algo muy frágil e inconsistente, algo excesivamente etéreo, que más que poseerlo se siente o depende de factores externos. Entiendo que el valor como el toreo depende de la ilusión, es un estado ánimo. Yo creo que si tengo valor se debe a la vida de preparación y de concentración que desarrollo que me hace ser capaz de responder a unos instintos en la plaza», sostuvo el malagueño con sosiego y sin pestañear.

El artista malagueño hablaba como torea: ralentizando sus palabras. Calaba su mensaje en el público. Era la verdad de un hombre hecho a sí mismo, herido muy grave por los toros hasta en cuatro ocasiones. La felina voluntad de superación de Jiménez Fortes salía a escena en muchas de sus afirmaciones más íntimas: «Necesidad espiritual es la que necesito para llenarme por dentro como persona y como torero. Al final, se necesitan éxitos y triunfos para llegar a lo más alto, pero los busco, en mi caso, por satisfacción personal, no por una imposición del toreo como vehículo para estar en todas las ferias. Los esfuerzos, los riesgos y el compromiso los asumo por satisfacción propia».

El público interiorizaba las reflexiones de Jiménez Fortes. No es sencillo escuchar a un torero hablar tan abiertamente de la crueldad del arte. De esa línea tan frágil que delimita la verdad y la mentira. El miedo y la seguridad. La gloria y el fracaso. «Es muy difícil de explicar porque en ocasiones la gloria y el fracaso van muy unidos», expuso mientras reconoció después: «En ocasiones entra el juego el desasosiego y la angustia de querer triunfar y no poder porque no se dan las circunstancias».

Durante el coloquio, Jiménez Fortes habló de la felicidad. Algo muy volátil en un artista acostumbrado a juguetear con la muerte y mirarla tan de frente como él. «Mi felicidad radica en pasar las líneas y esas únicamente se pueden traspasar cuando dominas la voluntad del toro a través de mi mente», reveló con seguridad, antes de añadir: «Es un doble dominio, el del toro y el propio. Por eso decía antes que el valor es el estado de ánimo».

Continuó haciéndose fotografías y firmando autógrafos con la personalidad que otorga la torería. Cautivó Jiménez Fortes en la Cabeza de Castilla, una ciudad a la que se encuentra vinculado por lazos familiares, según manifestó: «Mi hermano es el que tiene familia en Burgos, al final siempre hay algo que me une a esta ciudad en la que tan buenas sensaciones he tenido siempre».

Trofeo al triunfador de la feria
Jiménez Fortés recibió el premio que le acredita como triunfador de la última edición de la feria de San Pedro, galardón que otorga EL MUNDO-EL CORREO DE BURGOS. El diestro malagueño recogió el trofeo en los postres de un almuerzo celebrado en el Restaurante del Hotel La Varga al que acudió el propio torero acompañado de su apoderado y en el que estuvieron presentes, todos los miembros del jurado, encabezados por el director del periódico, Ricardo García Ureta.

Durante el almuerzo, se recordaron los méritos del torero para recibir este galardón. El jurado del galardón está compuesto, además del Director, por el presidente del coso, José Manuel del Barco; El cirujano jefe del Coliseum, Dr. Juan Manuel Aguado; La periodista, Eva Peña y el veterinario, Tomás Fisac, además del responsable de la información taurina en el periódico, Iñigo Crespo. Adjuntos al jurado se encuentran el Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos, Baudilio Fernández Mardomingo y el presidente de la Peña Taurina de Burgos, Luis Mata.

El trofeo consistente en una portada de una edición especial recordando el triunfo logrado en las pasadas fiestas de San Pedro, lo recogió Saúl Jiménez Fortes, quien agradeció el galardón y manifestó su intención de volver a recogerlo en ediciones sucesivas.

Hay que recordar que Jiménez Fortes se alzó por méritos propios como triunfador de la feria de San Pedro 2016 tras firmar una notable exhibición de pureza y gallardía en la noche burgalesa. Bajo la luna castellana y bajo la cubierta del flamante Coliseum burgalés, el malagueño puso en pista lo más granado de su tauromaquia. Fortes dejó patente que además de poseer el don sagrado del valor sin mácula, atesora temple, inteligencia y expresión para meter en cintura a los toros y estructurar faenas con el orden y la transcendencia de los elegidos.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria