Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

sociedad

Cáritas afianza la recogida de ropa con 750 toneladas al año

La cifra ha aumentado más de un 40% en cinco años

L. B. / Burgos
22/04/2019

 

La empresa de inserción de Cáritas Burgos, Embico (Emprendimiento para el Bien Común), recogía en 2018 más de 743 toneladas de ropa a través de su proyecto dedicado en exclusiva al tratamiento textil, denominado Arrropa (con triple erre, sí: de reducir, reutilizar y reciclar). Si bien la cifra supone una caída del 8% respecto al año anterior, cuando se llegó a 810 toneladas, la entidad ve en la evolución de los datos recientes una consolidación de la actividad, pues ya en 2016 se alcanzaron las 750, tras incrementos consecutivos notables al pasar de las 500 toneladas en 2014 a las 650 en 2015. Así, cabe destacar que en apenas un lustro la cantidad de ropa entregada por los burgaleses ha aumentado más de un 40%.

Se afianza por tanto una ‘cultura’ que si bien desde Arrropa se agradece, pues alimenta una empresa ideada a crear empleos de inserción, obliga a «pensar en soluciones a diferentes niveles» pues en definitiva implica que el volumen de residuo cada vez es mayor y «además de mejorar su gestión» hay que trabajar con «consumidores, empresas y políticos», explica Raquel Saiz, gerente de Embico.

De vuelta a los datos recientes, destacan los 8.450 kilos de material destinado a trapo industrial. «Una parte del excedente textil se dedica a generar este tipo de subproducto de algodón vinculado a la actividad de la empresa en Aranda de Duero, ahora mismo con venta solo en esta zona y una maquinaria bastante obsoleta, por lo que hay posibilidades de aumentos de ventas» en el futuro. De momento, estas se traducían durante 2018 en unos ingresos de 3.947 euros.

Si bien buena parte de la ropa recogida se comparte en la red denominada Koopera (una cooperativa de segundo grado de la que forman parte diversas entidades de economía social y empresas de inserción impulsadas por Cáritas en distintos puntos del país), en las tiendas de la provincia se vendían hasta 43 toneladas de la ropa recogida el año pasado directamente en Burgos.

«Es lo que garantiza la sostenibilidad de la empresa de manera más notable», reconoce Saiz, para recordar que en la actualidad Arrropa cuenta con cuatro espacios de venta, dos en Burgos -en el centro y en Gamonal-, uno en Aranda y otro en Miranda.

ENTREGA SOCIAL
En estos tres enclaves se ubica la mayoría de los puntos de recogida: 91 en total -frente a los 40 de hace un lustro- de los que 77 son contenedores. La capital concentra 40; Miranda, 20; Aranda, 17; y los 14 restantes se reparten en pequeños municipios rurales.

Y Arrropa no olvida sus orígenes. Esta iniciativa hoy convertida en una empresa de inserción que, de hecho, aspira a modificar el modelo de consumo imperante de la sociedad, hunde sus raíces en el ropero con el que Cáritas tradicionalmente proveía a personas en exclusión social de ropa y complementos básicos a los que de otra forma no podían acceder.

Ese espíritu permanece -no solo en la parte de inserción laboral, efectiva pero de impacto limitado- con la entrega social de ropa. «Se hace fundamentalmente de dos formas: a través del programa de personas sin hogar, al que se hacen envíos desde la nave de selección para cubrir las necesidades de los usuarios de paso de forma directa a partir de las características de la ropa, artículos y calzado solicitado, y mediante vales para canjear en las tiendas Arrropa», relata Saiz.

Esta segunda fórmula implica que la empresa «distribuye a demanda de los tiques necesarios para atender a participantes de distintos programas de Cáritas, que se otorgan previa valoración de los técnicos correspondientes», explica la gerente de Embico, que considera que «este sistema mejora las condiciones al normalizar la entrega en un espacio de venta en el que se puede elegir». Tanto en 2017 como en 2018 el importe de los vales canjeados en las tiendas de la provincia rondaba los 20.000 euros.

Sobre la plantilla, «apartado de especial importancia dado que el objetivo principal de la empresa es generar puestos de trabajo y crear itinerarios de inserción», Raquel Saiz detalla que, en total, de Embico, que además de Arrropa gestiona el catering El Gusto de Servirle y labores de limpieza y lavandería, la media de empleados el año pasado fue de 43, 25 en el área de gestión textil. «El porcentaje de trabajadores de inserción se sitúa en torno al 65% del personal. La previsión del 2019 es mantener la misma plantilla porque tras incrementar las cifras de 2017 hemos alcanzado un equilibrio importante», apostilla.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria