Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EDUCACIÓN

Clases de empatía contra el acoso escolar

Los alumnos aprenden en las charlas que imparte la Policía a detectar el ‘bullying’ y a ser activos en su rechazo

M. R. / Burgos
05/02/2018

 

La charla sobre prevención del acoso escolar (bullying) que imparte Braulio González, inspector de Policía Nacional delegado de Seguridad Ciudadana de la comisaría de Burgos, comienza con una pregunta que lanza a los alumnos, recién colocados en sus asientos. ¿Qué es el acoso escolar? Las respuestas no tardan en llegar y, por lo que se escucha, los alumnos tienen una idea aproximada de qué es. «Intimidar al compañero para ser superior», responde un alumno. Otro dice que es «un grupo de personas contra uno». Y un tercero habla de «molestar al compañero poniendo otros nombres (motes)».

Braulio González, que recorre colegios de la capital para impartir charlas a los alumnos y se reúne con los equipos docentes y con los padres, acude en esta ocasión al colegio de Jesuitas. El encuentro es con alumnos de 12 años que cursan Primero de la ESO. Y desde el primer momento, es una charla muy participativa, en la que Braulio González busca en todo momento que los alumnos aporten su visión sobre el acoso escolar. Y empieza con un ejemplo mientras proyecta una imagen sobre una pantalla en la que se ve a un alumno rodeado por otros en actitud amenazante. «Una chica llega a clase y deja encima de un pupitre un estuche abierto. Un compañero se lo tira al suelo». A continuación, Braulio lanza la pregunta:«El resto de la clase qué hace». Antes de que termine el ejemplo, ya se escucha al respuesta en alto de algún alumno que señala«reirse». El policía continúa con el relato. Entra un profesor en el aula y pregunta qué ha pasado, a lo que la niña del ejemplo responde que se le ha caído el estuche. El agente pregunta a los alumnos por qué responde así. «No tiene ganas de quedar mal», explica una alumna. Otro apunta de forma más certera:«No quiere chivarse». Con este ejemplo llega la primera lección de la charla, sobre todo si tirar ese estuche es una acción que se repite.«Encima de sufrir ese acoso, a esa niña se le dice que es una chivata, se le considera encima culpable», explica Braulio. «Ahí radica el problema», añade.

En este momento de la charla, el inspector introduce un concepto que es la «raíz del acoso», la falta de empatía.«No consideramos como propio lo que le pasa al otro». Ese es uno de los valores en los que se tiene que trabajar con los alumnos desde edades tempranas para «no señalar al otro como distinto». Es ese momento, explica Braulio durante charla, cuando hay promover ese actitud de «no tener miedo». Porque es con el primer lanzamiento de un estuche cuando hay que actuar, dejando claro, apunta, que no es una acción de la que haya que reirse y de ese forma se quedará «en una incidencia sin más» que no irá a mayores. Durante la charla insiste a los alumnos que ante posibles situaciones de acoso escolar, o de comportamientos inadecuados, «hay que ser activos» porque «eso mañana te puede pasar a ti».

A continuación, el delegado de Seguridad Ciudadana de la comisaría de Policía les explica a los alumnos los tipos de acoso escolar que hay. Está el físico, el «más llamativo, el que más sorprende, pero no es el que más se repite. Es el psicológico, les cuenta. Y les vuelve a preguntar a los alumnos si saben qué es. Las respuestas que dan dejan claro que lo saben:«Hacer daño a los sentimientos del otro» o «cuando dices que no vales para nada». También está el acoso verbal, que «no se considera que causa mal al otro».Pero, advierte Braulio, «cuidado con los apodos, nos debemos respetar».

Todas las anteriores clases de acoso terminan o se reproducen en un acoso social, con el que se «pretende aislar al compañero o compañera del resto del grupo». El agente les explica las consecuencias del acoso en la víctima, que sufre miedo, ansiedad, pierde la autoestima, fracaso escolar y, en ocasiones, el suicidio. En este momento de la charla, Braulio recuerda el estremecedor caso de Diego, un niño de 11 años, en Madrid, que escribió una carta antes de suicidarse. Su lectura trae el silencio a la sala, que aprovecha Braulio para invitarles a la reflexión sobre las consecuencias en la víctima del acoso cuando «alguien no es respetado, cuando se mofan de él».

De ahí, la importancia que da Braulio en sus charlas a trabajar la empatía, porque no es una cuestión que solo afecte a la víctima y al agresor, también a los que les rodean, lo ven y no hacen nada.«Pensad en lo que supone una risa para la víctima» cuando está sufriendo acoso escolar. La charla termina con un reguero de preguntas por parte de los alumnos.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria