Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TRÁFICO / ACCIDENTE DE UN COCHE DE LÍNEA EN LA AUTOVÍA DE MADRID

«Cuando me he querido dar cuenta, estábamos todos tumbados»

Una «vibración» puso sobre alerta a Laura y José, aunque apenas tuvieron tiempo de reaccionar / Lo primero que hicieron fue socorrer a los pasajeros «que estaban más graves»

DIEGO SANTAMARÍA DIEGO SANTAMARÍA
26/02/2018

 

Ocurrió «muy rápido», visto y no visto. Demasiado como para asimilar lo que acababa de suceder. Al menos esa fue la impresión de Laura yJosé, dos jóvenes cuyo viaje a Logroño se vio interrumpido en la A-1 a la altura de Quintanilla de la Mata. Ambos se encontraban en la fila izquierda de la zona central del autocar siniestrado cuando una «vibración» les puso sobre alerta. Fue entonces cuando José se percató de que «íbamos por el centro, entre el acceso y la autovía». Poco más pudo ver. Cuando se quiso dar cuenta, el vehículo había volcado y el caos dominaba el ambiente. No es para menos, ya que «cuando me he querido dar cuenta estábamos todos tumbados», relataba José a este periódico.

En evidente estado de shock y sin ganas de hablar demasiado por razones obvias, José, Laura y el resto de pasajeros que esperaban en la calzada para subirse a otro autobús saben que ayer volvieron a nacer. Ante un siniestro de estas características, a cada cual se le pasan mil cosas por la cabeza. En el caso de José, lo primero que pensó es «si la persona que está a tu lado está bien».

Tras esa primera comprobación, José y Laura se afanaron en «socorrer» a la gente más cercana a sus asientos. Según la joven, la prioridad de los viajeros ilesos era atender «a los que estaban más graves» porque «ya los veías». Por ejemplo, el hombre que se sentaba justo detrás de ellos «tenía bastantes contusiones». De igual manera, centraron sus esfuerzos en ayudar a «la gente que estaba enganchada con el cinturón». Por fortuna, tal y como confirmaron los bomberos, ninguno de los pasajeros quedó atrapado en el interior del autobús.

Una vez fuera, lo primero que hicieron las víctimas de este aparatoso accidente fue «buscar los móviles» para narrar lo sucedido a sus seres queridos y tranquilizarles, pues estaba claro que la noticia no tardaría demasiado en ser pública. Por otro lado, tanto José como Laura destacaban la rápida intervención de los equipos de Emergencia y de la Guardia Civil, que se personaron en el lugar de los hechos «en menos de 15 minutos».

Con la llegada de la doctora y una enfermera del Punto de AtenciónContinuada (PAC) de Lerma, los heridos comenzaron a recibir asistencia mientras el resto de dotaciones sanitarias -inclusive de Cruz Roja- iban llegando. Entretanto, los bomberos de Burgos y una dotación del Servicio de Extinción de Incendios de los Bomberos de Burgos también se desplazaron hasta ese punto con el fin de comprobar «si había derrames» y «desconectar las baterías» del vehículo, ya que de camino les habían comunicado que no era necesario rescatar a ningún viajero.

Al margen de su actuación para garantizar la seguridad de todos los presentes, uno de los bomberos movilizados para el accidente reconocía el «caos» que reinaba a su llegada, con los pasajeros heridos reclamando asistencia mientras los facultativos sanitarios trataban de establecer un orden de prioridades.

Hora y media después, el susto de los viajeros aún era palpable. Entre ellos, el conductor del coche de línea, con el rostro desencajado, ofrecía su versión de los hechos in situ a la Guardia Civil . Al mismo tiempo, los agentes iban comprobando los datos de cada pasajero para organizar su viaje de regreso, siguiendo la misma ruta, en un autocar de la misma compañía.

De los 21 heridos, uno de ellos fue trasladado en UVI móvil al Hospital Universitario de Burgos (HUBU) debido a su estado de gravedad. Afortunadamente, el 112 confirmó posteriormente que su vida no corre peligro. Por lo tanto, no cabe duda de que el suceso de ayer bien puede calificarse de milagro, pues no cabe duda de que el impacto, tal y como relataron las víctimas y testigos del accidente, fue «tremendo».

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria