Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Dar voz a los refugiados

Jorge Peña, Lara Sánchez y Soraya Cámara realizan una intervención de ayuda humanitaria y acciones de ocio y tiempo libre con los refugiados de Ritsona / El proyecto Conectando Realidades busca dar las herramientas a los refugiados para contar su historia que transformarán en documental y exposiciones que traerán a Burgos

MARTA CASADO
26/12/2017

 

Jorge, Lara y Soraya han iniciado las vacaciones de Navidad lejos de la comodidad de casa. La Navidad será diferente en el Campamento de Refugiados de Ritsona, en Grecia. Su labor por un lado será la de trasladar alimentos destinados a aquellos que no han alcanzado el estatus de refugiado y, por tanto, no tienen derecho a la ayuda de 125 euros para cubrir sus necesidades básicas. «En Ritsona hay 500 refugiados registrados que perciben esta ayuda pero hay otros 150 refugiados más que no están registrados, no tienen derecho a nada y el dinero que hemos recaudado lo destinaremos para cubrir sus necesidades a través de organizaciones que ya están actuando en la zona», explica la educadora social, Lara Sánchez.

El dinero, que ya supera los 2.000 euros, se ha obtenido a través de donaciones particulares, la actuación de Batucada Gurús por las calles del centro y la colaboración de los bares el pasado fin de semana. Pueden ampliarse donaciones para este fin ya sean económicas o de colaboración a través del correo electrónico conectando.realidades@gmail.com.

Esta es una pequeña parte del proyecto ‘Conectando realidades’ con el que además de necesidades básicas se trabajará el ocio y tiempo libre estas Navidades al mismo tiempo que recopilarán material con el objetivo de trasladar la visión que los propios refugiados tienen de su situación. «Queremos ofrecer las herramientas y técnicas necesarias para que sean ellos mismos quienes muestren su realidad con sus propios ojos, eliminando el sesgo de quienes acudimos allí y contamos su historia», explica la técnico en Cooperación Internacional y comunicadora, Soraya Cámara.

Tanto Sánchez como Cámara ya son conocedoras de las situaciones de conflicto. La primera ha trabajado en campamentos de refugiados en Grecia y la segunda ha actuado en zonas de conflicto de El Salvador. En esta ocasión realizarán diferentes talleres vinculados con el ámbito audiovisual y artístico en colaboración con la Asociación Amigos de Ritsona. «Son una actividades que en la zona se han acogido muy bien porque al ser vacaciones muchos de los voluntarios que realizan actividades con los refugiados se van a sus casas y tienen mucho tiempo de ocio sin poder hacer nada y lo que menos necesitan es tiempo para pensar en la terrible situación que atraviesan»; señalan.

Dentro de las actividades plantean un taller de fotografía en el que los refugiados recibirán unos mínimos conocimientos de fotografía y un posterior desarrollo práctico de los conocimientos aprendidos. Les entregarán las cámaras desechables a los asistentes para que puedan retratar su propia realidad. De vuelta esas imágenes se imprimirán y formarán parte de una exposición. El taller de recuerdos supone recuperar el pasado de los refugiados. «Sabemos por otros proyectos que los refugiados tienen un gran apego a sus teléfonos móviles porque en ellos tienen su vida pasada, su identidad porque son imágenes de su trabajo, su entorno, sus lugares de origen y ahora no tienen nada, no pertenecen a ningún lado y su vida está como aparcada». El objetivo es recuperar su memoria, quienes son aquellos que aún no saben a donde van. «Imprimiremos esas imágenes para que no pierdan sus recuerdos» y se montará una pequeña exposición mediante la proyección de las mismas y compartir historias, recuerdos y costumbres acompañados de un almuerzo. Cada uno de los participantes recibirán un álbum de sus imágenes.

A las imágenes se unen un taller de vídeo en el que «les daremos unas pequeñas nociones de funcionamiento, cuestiones técnicas y ellos serán los que realicen las grabaciones, quienes elegirán a los protagonistas para contar las historias que guarda cada uno de los habitantes temporales de Ritsona». Para que el taller sea más distendidos «se aportarán elementos de disfraces». El taller de artes plásticas están destinados a niños ya adultos que les acompañan para elaborar cometas, el día de Nochebuena se hablará de Papa Noel a quien escribirán sus deseos en un buzón que ellos mismos realizarán y la elaboración de marcos de fotos. Además los más pequeños podrán plasmar en un dibujo algún recuerdo de su país, el lugar donde viven o sus sueños.

Todos estos materiales se exhibirán en una jornada de resultados pero, también, serán el material principal del segundo área del proyecto: la sensibilización. Esta fase cuenta con una plataforma web donde se contará el proyecto, se verá al equipo, se seguirá jornada a jornada del proyecto. También se preparará un documental para acercar la realidad actual de la población refugiada y se analizará el proceso que han vivido estas personas con sus propios materiales más el contenido de historias personales que se graben u otras historias que se den como la situación de las mujeres. El documental se proyectará y también se realizará una exposición que permita tomar conciencia del día a día en un campo de refugiados.

«Ritsona es un campo con mejores condiciones que otros porque viven en casetas de obra, en otros ni eso, y lo que tratamos es de mostrar su realidad para ver que aunque la situación de los refugiados ya no es noticia de apertura de un informativo de televisión su tragedia y sus condiciones de vida terribles están ahí, existen y Europa les da la espalda», refleja Lara Sánchez. El problema, como relata Soraya Cámara, es que «hay refugiados que llevan dos años en el campamento de refugiados, su situación se está cronificando y sus angustias, miedo y desesperanza porque dependen de la ayuda no pueden tomar las riendas de su vida». Señalan ambas que todas estas realidades «hay que mostrarlas porque las instituciones necesitan un empuje para que, por fin, cumplan con sus compromisos de acogida».

Al mismo tiempo que llevan esperanza y vehículos para dar a conocer su realidad colaboran con asociaciones que trabajan sobre el terreno. Además de alimentos para los refugiados excluidos de las ayudas, también colaboran con organizaciones como I am you y Cafe Rit que demandan hervidores de agua para realizar el te que «para ellos es muy importante porque es su momento de convivencia y supone llevar algo caliente en invierno».

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria